El final de una era. La línea de lencería femenina Victoria’s Secretanunció que dejará de lado la producción de catálogos impresos que se enviaban a los domicilios para ahora abocarse totalmente a la era digital.

La compañía estadounidense decidió apostar por el marketing ‘moderno’ a través de las redes sociales y catálogos virtuales, esto debido a que Victoria’s Secret gasta de US$125 millones a US$150 millones al año para producir la revista y las ganancias no eran las esperadas.

Como Stuart Burgdoerfer, jefe de finanzas del grupo L Brands —propietario de Victoria’s Secret—, ya veía venir este panorama, se probó con eliminar el catálogo en dos “mercados importantes” durante un año y resultó que no hubo ningún cambio significativo en las ventas.

“Una de las cosas que tratamos de preguntarnos es: si estuviéramos empezando este negocio hoy en el contexto actual del 2016, ¿lo mejor sería empezar con un catálogo en papel, enviado por correo como una actividad de comercialización clave para una marca internacional?”, dijo Stuart Burgdoerfer durante una presentación de resultados financieros de la empresa, según informó el portal BuzzFeed .

Ahora, la página web de suscripciones al catálogo de Victoria’s Secret anima a los usuarios y consumidores a “seguir conectados” como una forma de acompañarlos en la etapa de transición que abandona por completo los envíos de catálogos a casa.

Asimismo, para cambiar a la nueva dinámica web y mantener las estrategias de marketing, Victoria’s Secret anunció que usarán el dinero que se invertía en la producción de catálogos. Esta vez se centrarán en sus productos más fuertes como sujetadores, bragas y ropa deportiva.