Las mujeres representan el 39% de las plantillas del sistema nacional de I+D. El profesor Pablo Francescutti presenta en la UJI el estudio publicado por la Fundación Dr. Esteve y la próxima semana la UCC+i organitzará entrevistas vía Twitter a tres investigadoras del ámbito de la salud de la Universitat Jaume I

La conferencia del profesor Pablo Francescutti de la Universidad Rey Juan Carlos celebrada en la Universitat Jaume I (UJI) con motivo de la celebración del 8 de marzo ha mostrado la escasa visibilidad de las mujeres científicas españolas. El programa promovido desde la Unidad de Cultura Científica y de la Innovación (UCC+i) del Servicio de Comunicación y Publicaciones para el Día Internacional de la mujer incluye esta ponencia para presentar un estudio publicado por la Fundación Dr. Esteve y la organización de entrevistas innovadoras y abiertas a la ciudadanía vía la red social Twitter a tres investigadoras del ámbito de la salud de la UJI, la próxima semana.
En la presentación de la sesión, que ha contado con el apoyo del Departamento de Ciencias de Comunicación de la UJI, han intervenido el vicedecano de la Facultad de Ciencias de la Salud, Ferran Martínez, el responsable del Proyecto de Cultura Científica y Ciencia Ciudadana, Lluís Martínez y las periodistas y profesoras del Grado de Periodismo Bárbara Villuendas y Maria Josep Picó.

El profesor e investigador del Grupo de Estudios Avanzados de Comunicación (GEAC) Francescutti ha afirmado que si la presencia de las mujeres españolas en los laboratorios es inferior a la de los hombres “la de las científicas en los medios de comunicación es todavía inferior a la de sus colegas. En concreto, las mujeres representan el 39% de las plantillas del sistema nacional de I+D, mientras que en la prensa solo representan el 23,49% de las fuentes expertas de las noticias sobre ciencia”.

Similar desproporción se observa en otros parámetros de visibilidad, según ha argumentado Francescutti al aula Magna de la Facultad de Ciencias Humanas y sociales. “En las fotografías que acompañan estos textos, la presencia masculina triplica a la femenina; y otro punto se percibe en las entrevistas a investigadores. Mucho más acusada es en el género de los obituarios dedicados a valorar la contribución de científicos recientemente muertos las científicas merecedoras de una necrológica suponían tan solo el seis por ciento de tales textos”, ha señalado.
“El grado de visibilidad pública importa puesto que puede reforzar o debilitar los estereotipos que traban las vocaciones científicas entre las mujeres”, explica Francescutti. La conciencia de su relevancia motivó la realización del citado estudio, el cual alcanza una muestra formada por las ediciones del País, La Vanguardia, Telva y Elle, junto con la blogosfera a lo largo de doce meses. El informe resultante fue publicado por la Fundación Dr. Antonio Esteve y se puede descargar gratuitamente de su web.
Otros resultados que se han comentado son la ínfima presencia de científicas en la blogosfera española, que plantea la cuestión sobre el potencial de las redes sociales para empoderar a las investigadoras; se ha profundizado en el sesgo de género en la profesión periodística, puesto que se ha observado que las reporteras tienden a citar más fuentes científicas femeninas que sus colegas hombres. “La visibilidad de las científicas españolas, sin ser marginal, es manifiestamente mejorable”, según Francescutti, por lo que al final de su conferencia se han comentado posibles estrategias para incrementar su representación mediática.
Por su parte, el director de la Fundación Dr. Esteve, Fèlix Bosch, quien no ha podido participar en el acto, ha recordado que esta entidad lleva muchos años tratando de aportar nuestro granito de arena en la visibilidad de las mujeres científicas. “En 2004, presentábamos junto al Observatorio de Bioética y Derecho de la Universitat de Barcelona un documento que alertaba que solo el 12% de catedráticos de las universidades españolas son mujeres, a pesar de que representan el 59% del total de licenciados universitarios”, subraya.
A partir del estudio elaborado junto al equipo que lidera Pablo Francescutti, surgieron dos iniciativas con dos medios de comunicación para tratar de revertir ese ocultamiento de las mujeres científicas como fuentes informativas. Por un lado, nació la Red de Científicas Comunicadoras con El Periódico de Cataluña, gracias a la cual se creó una red de opinadoras científicas en este diario, y por otro “lanzamos en El País, junto a la Asociación de Mujeres Investigadoras y Tecnólogas, el consultorio Nosotros Respondemos, en el cual cada semana científicas de esta organización responden las dudas sobre ciencia de los lectores y lectoras del periódico”, explica Bosch.