El crecimiento que comenzó este año sigue, pero se hizo más caótico y moderado. Se desaceleró debido a la presión de mercados financieros mundiales y la distancia corta hasta la marca psicológicamente importante de 1300 por la onza. A pesar de que la tendencia se está desvaneciendo, todavía es posible que haya un movimiento alcista pronunciado.

Hay preocupación por el estado de la economía global. Se hace menos rápida la expansión de las economías de China, Alemania, EE.UU. y otros países. Por eso hay menos aptitud para el riesgo, y los inversores a largo plazo prefieren tener activos seguros en sus carteras. El oro es el refugio clásico para los que buscan seguridad.
Se cambió la actitud de la reserva federal. La política dura se está acabando, baja el rendimiento de las obligaciones públicas, haciendo más beneficioso el oro. Además, la pausa de la FED en el aumento de las tasas todavía no se reflejó completamente en el precio del dólar. Es decir, dólar puede bajar, lo que encarecerá el oro.
Desde el punto de vista técnico este metal precioso tiene que mantenerse por encima de 1280 para no alejarse de la marca importante de 1300. Los scouts financieros de Libertex indican que el oro se apreciará si a nivel global los inversores deciden huir de riesgo.

Preparado por Iván Marchena