Es posible que los mercados de valores europeos crezcan dado el optimismo que muestran los inversores respecto a la resolución del conflicto comercial entre los EE. UU. y China.

Después de la ronda de negociaciones chino-estadounidenses acerca de las cuestiones comerciales celebrada en Beijing, los mercados están expectantes sobre la próxima reunión en Washington. Los inversores esperan de ella nuevos pasos para solucionar el conflicto que hay entre los dos países. Además, confían en que los EE. UU.

pospongan la fecha límite del 1 de marzo para introducir aranceles a los productos chinos y que para aquel entonces las partes puedan encontrar un compromiso. Asimismo, los mercados europeos han reaccionado positivamente a la declaración del representante del BCE acerca de la posible prolongación del programa TLTRO para préstamos a largo plazo con condiciones favorables a organizaciones crediticias europeas. A todo esto, los scouts financieros están un tanto preocupados por los últimos datos estadísticos que, en parte, evidencian la caída de la venta de automóviles en la región. Aún así, los mercados de valores europeos recibieron una buena señal y es el crecimiento del oro negro en los mercados internacionales. Las cotizaciones del petróleo se encuentran en sus máximos desde el otoño del año pasado gracias a la extracción reducida acordada por la OPEP y la esperanza del fin de conflicto entre los EE. UU. y China.