Este año, sólo un 6,1% de creadoras españolas y un 26,5% de creadoras en general han sido seleccionadas.

Hace una década Arco era más igualitario. Es una de las conclusiones más llamativas de los datos que ha recopilado la asociación Mujeres en las Artes Visuales (MAV) sobre la presencia de mujeres en la selección de las galerías, tal y como se ha podido saber , en esta edición de la feria de arte contemporáneo. Cuando el domingo cierren los estands de las galerías, se clausurará el año más desigual de los recopilados por el colectivo. Un paseo por alguno de los dos pabellones de Ifema permite de cada 100 artistas, obra de seis mujeres españolas. Sólo un 6,1% y un 26,5% de mujeres en total. En 2010, según los estudios del grupo, ellas estaban algo mejor representadas: un 7% de artistas españolas presentes y un 29% de mujeres en total.

En los programas paralelos a la feria (Opening, Diálogos y país invitado Perú) se presentan programas paritarios. “Esto nos hace pensar que en los espacios orgánicos, donde la presión de las lógicas impuestas por el mercado son más livianas, se permite programar respetando la igualdad”, explican desde MAV. Estos programas apenas suponen el 6% de todos los artistas de Arco y, por tanto, “no representan la realidad de la feria”, añaden. Denuncian que desde la dirección se está tratando de crear una imagen irreal con estos datos. Sin embargo, la buena noticia, apuntan, es que las ferias emergentes, como JUSTMAD e HYBRID, representan a mujeres y hombres artistas en paridad, con un 47% y un 53% respectivamente.

Los datos al detalle cantan: hay 82 mujeres artistas españolas frente a 280 hombres; y 269 artistas extranjeras frente a 696 artistas extranjeros. La presencia mayoritaria en Arco es del 52% de los artistas hombres extranjeros (21% españoles). Comparándolo con el año anterior, hay un leve descenso del número de mujeres: de 84 a 82. Es decir, de todos los artistas españoles, en 2018 el 24,2% fueron mujeres (6,3% del total de artistas) y en 2019, el 22,4% (6,1% del total de artistas). Al contrario que los artistas españoles, que crecen con amplitud en su presencia: de 262 a 280.
En los cálculos que desvela MAV llama la atención la paridad entre galeristas: el 31,4% son mujeres (solo 7,7% españolas) y el 33,3% hombres (el 14,4%). Las galerías mixtas suponen el 23,1%. Sin embargo, esas galeristas no apoyan más a su propio género, porque exhiben un 32% de mujeres y un 59% de hombres (un 9% de artistas mixtos). Los directores hombres sí se decantan descaradamente por los artistas hombres: un 78% frente al 26,5% de mujeres (4,7% de artistas mixtos). Otro apunte importante es el que desvela que las galerías latinoamericanas son las más igualitarias.

“Arco no ha mejorado la paridad. Las mujeres no están. Nos parece bochornoso. Ni en los museos hay paridad, ni las compras de los museos son paritarias. El mercado tiene sus propias leyes y los galeristas dicen que el metro cuadrado es muy caro y no pueden arriesgarse. Las cuotas en lo privado no son tan fáciles de incentivar. Donde hay que ayudar es en las compras de las colecciones y en las exposiciones en los museos”, explica María José Magaña, presidenta de MAV. Estos datos confirman que las mujeres han quedado excluidas del mercado del arte contemporáneo en España y no hay cambio a la vista. El año pasado una marea roja recorrió los pasillos preguntando: “¿Me ves?”. Era la manera de denunciar la invisibilidad de la mujer en las galerías presentes en la feria. Este lunes, el Ministerio de Cultura presentará el arranque de las actividades del Observatorio de Género y Cultura, un órgano pensado para generar informes con datos capaces de fomentar la paridad en las artes, con información fidedigna para aplicarla a políticas de igualdad concretas.