Los meses mas fríos del año son el momento perfecto para renovar o hacerle una “lavada de cara a tu casa” porque durante estos días dejamos de estar afuera y una vez dentro de nuestras casas empezamos a reflexionar y sentirnos mal acerca de esos espacios que no funcionan y que no nos inspiran.

Normalmente, nos sentimos así porque tenemos espacios para los que no planteamos una intención clara. Estos espacios pueden ir desde una habitación entera hasta un rincón en tu living. Un ejemplo de un espacio indefinido o sin intencionalidad en la casa es la entrada, que debiera ser una bienvenida amena a nuestro hogar pero normalmente se convierte en una mezcla de desorden de cosas, papeles y zapatos que no nos invitan a querer entrar.
Otro ejemplo, y en mi opinión una de las formas que mas nos afectan nuestro día a día, es el tener nuestra habitación como lugar de trabajo. El lugar donde dormimos es muy importante para nuestro bienestar y debe ser un lugar de esparcimiento y tranquilidad, no de trabajo. No existen desde el punto de vista del diseño intencional dos lugares tan distintos como una oficina y una habitación. Desde el tipo y tono de iluminación que se usa en los diferentes espacios hasta los colores y los materiales que usamos.

Por estas razones, y para ayudar un poco a remediar estos espacios poco cómodos que no nos ayudan a estar contentos con nuestras casas, voy a dar algunos tips que no cuestan una fortuna pero pueden empezar a darle otra vida e intención a cada espacio.

Encontrar una pared y hacerla reinar!

Elige una pared, grande o chica en la que puedas imprimir tu personalidad. Puedes jugártela y elegir una en la entrada a la vista de todos, en una pared que comunique dos espacios o en el toilette de invitados. La clave es pensar en algo de alto impacto y original pero no pasarse y qué parezca de circo. Después do todo es tu casa y vas a ver la pared día tras día.

Cambia de Foco

La iluminación es de lejos el secreto mejor guardado de los diseñadores. La cantidad y calidad de luz en un espacio hace TODA la diferencia del mundo y puede cambiar radicalmente tu casa. Este cambio se puede lograr reemplazando luces incandescentes por LED (además cuidas el medio ambiente y tu bolsillo) o puedes agregar una lámpara de mesa o de pie que sea especial y sirva como una pieza de impacto.

También, volviendo al ejemplo de la habitación principal, la luz que usamos debe ser tenue y dar una sensación de calma y descanso, mientras que en un espacio de trabajo debe haber la mayor cantidad de luz natural posible y una lámpara dedicada en la mesa de trabajo para no cansar los ojos al leer y escribir.

Decora con plantas

Hoy en día esta mas de moda que nunca este tip. Las plantas y sus contenedores pueden tener un protagonismo inmenso. Podemos tener plantas arriba de mesas de arrime o consolas y también en el piso. Lo importante a tener en cuenta es el estilo y terminación del recipiente y lograr que complemente la deco de tu casa.
Hoy en día hay desde maceteros clásicos de cerámica hasta unos con formas originales o incluso de macramé. No tienes tiempo o ganas de regar plantas? Existen opciones artificiales que no requieren agua, solo no te olvides de sacarles el polvo!

Juega con texturas

Hay artículos que son sencillos de conseguir pero agregan un montón de textura y profundidad a tus espacios. Algunos ejemplos son almohadones, mantas, alfombras, objetos vintage, obras de arte y hasta velas. La clave es usarlas como si fueran capas de texturas y juntarlas entre si. Por ejemplo se puede tener una alfombra de lana suave, juntarla con almohadones de arpillera o canvas y finalmente agregarle objetos decorativos en metal. También puedes agregar objetos de estación como piñas en un bowl y velas con brillo para estos meses de frio que vienen.
TIP PRO: Para un look en capas que parezca hecho por un profesional trata de no mezclar texturas en tu selección de telas. Por ejemplo, si tu sillón es de cuero agrégale almohadones de lino, lana o cualquier tipo de material mas suave.

Ponle onda a la consola de tu entrada.

Piensa en la consola como un saludo de bienvenida de un gran amigo. La entrada da el tono para tu casa y tiene la capacidad de hacerte sentir bien después de un largo día afuera. También obviamente es lo primero que ven nuestros invitados cuando entran y es muy lindo que logremos que ellos también se sientan bien al entrar.
Lo primero que debe hacer es encontrar un “ancla” detrás de ella (normalmente usamos una obra de arte o un espejo). Luego, colocar ítems con altura que unan la consola con el elemento “ancla”, puedes usar candelabros, lámparas, jarrones o esculturas. Tercero, agrega libros, cajas, elementos decorativos con algún significado especial (puedes usar memorias de viajes) e incluso una planta como la del tip #3).

Finalmente, puedes agregar elementos debajo de la consola como unos pufs o incluso unas lindas cajas para guardar con estilo.

Así como estos hay muchísimos tips de diseño. La clave es ser creativos y encontrar cosas que hasta puedas ya tener que, con un poco de ingenio y ubicados en el lugar correcto pueden hacer que estos pequeños cambios tengan un gran impacto y logren hacerte enamorar de tu casa.

Este sentimiento de estar felices en nuestras casas no es una cuestión de plata o siquiera estética. La idea del diseño intencional es que cada uno, según su forma e de vida, pueda definir que quiere logar en cada espacio de sus casas y hogares. Ya que partiendo con la base de la intención aun si vas a encarar un proyecto solo o vas a asesorarte y trabajar con un diseñador o arquitecto lograras que los espacios que habitas logren lo que debieran, ser un reflejo tuyo y de tu estilo de vida.