Los países están buscando soluciones y el Grupo Banco Mundial trabaja con asociados de todo el mundo para brindar el asesoramiento, financiamiento y apoyo necesarios para combatir la pobreza, desarrollar capital humano y mejorar la salud, la educación y las habilidades de las familias pobres y vulnerables. El Banco Mundial ayuda a los países de todo el mundo a diseñar, implementar y financiar sistemas de protección social para que, en última instancia, las personas tengan las herramientas para prosperar.

“Los programas de protección social son esenciales para impulsar el capital humano de las personas más vulnerables del mundo”, dijo Michal Rutkowski, director superior del Departamento de Prácticas Mundiales de Protección Social y Trabajo del Banco Mundial. “Empoderan a las personas para estar saludables, continuar su educación y buscar oportunidades para salir de la pobreza junto a sus familias”.

 

El papel de la protección social en el Proyecto de Capital Humano

El año pasado, el Grupo Banco Mundial puso en marcha el Proyecto de Capital Humano (PCH) para aumentar y mejorar las inversiones en las personas. El PCH marcó el comienzo de un gran esfuerzo para alentar a los países a desarrollar mejor el capital humano de sus ciudadanos, esto es el conocimiento, las habilidades y la salud que acumulan las personas, todo lo cual les permite realizar su potencial como miembros productivos de la sociedad.
La protección social fue clave en esta iniciativa y muchos países adoptaron instrumentos de protección social (por ejemplo, programas de redes de protección), como un medio para aprovechar el capital humano. Además de proporcionar ingresos adicionales a las familias con dificultades, las redes de protección social aumentan el acceso a la información y los servicios, mejoran la productividad, protegen a los ancianos y brindan apoyo a las personas mientras buscan trabajo.

“Fortalecer la protección social es un componente clave de nuestra estrategia mundial de capital humano porque estos programas benefician no solo a los niños, sino también a familias enteras, ofreciendo protección a las personas más vulnerables del mundo a lo largo de su vida.”

DESARROLLAR capital humano

Indonesia, una de las primeras naciones en participar en el PCH, es uno de los muchos países del mundo que usan redes de protección social para ayudar a aproximadamente 10 millones de habitantes pobres y vulnerables. Los dos programas principales de asistencia social del país (i) —el Programa Keluarga Harapan (PKH) y Bantuan Pangan Non-Tunai (BPNT)— forman parte del compromiso del Gobierno para aumentar las inversiones en capital humano a través de iniciativas como la Estrategia para acelerar la reducción del retraso del crecimiento (STRANAS).
El PKH proporciona transferencias monetarias condicionadas y recursos para fomentar comportamientos positivos: las familias elegibles reciben un pago que las ayuda a cubrir necesidades como alimentos a condición de que envíen a sus hijos a la escuela y los lleven a controles médicos regulares. Esto ha reducido el retraso del crecimiento en 11 puntos porcentuales, algo crucial porque los niños demasiado pequeños para su edad debido a la desnutrición sufren problemas de aprendizaje y salud de por vida. Se estima que el programa también aumentó la inscripción en la escuela primaria en 2 puntos porcentuales, con un aumento de 9 puntos porcentuales en la escuela secundaria. El Banco Mundial proporciona financiamiento por USD 200 millones para apoyar el programa anual de USD 1800 millones.}

Egipto también usa programas de protección social para ayudar a los más vulnerables. El programa Takaful y Karama (i) (“Solidaridad y Dignidad”) se puso en marcha en 2015 con USD 400 millones procedentes del Banco Mundial y, al igual que en Indonesia, el apoyo a los ingresos familiares está condicionado a mantener a los niños en la escuela y garantizar el acceso a la atención médica. Pero el programa de Egipto también extiende la asistencia a los ancianos, proporcionando a los ciudadanos pobres mayores de 65 años una pequeña pensión mensual no condicionada. Hasta la fecha, Takaful y Karama ha beneficiado a más de 9 millones de personas, o aproximadamente el 10 % de la población de Egipto.

Ampliar la protección social en África para desarrollar capital humano

El Grupo Banco Mundial está ampliando rápidamente sus inversiones en protección social y, como parte del nuevo Plan sobre el Capital Humano de África (i), está fijando objetivos ambiciosos, como aumentar las redes de protección social y la capacitación laboral para 2023. Todos los países de África al sur del Sahara tienen al menos un programa de protección social, ya sea una transferencia monetaria, un proyecto de obras públicas o un programa de alimentación escolar. Y si bien la cantidad de programas de redes de protección social en la región aumentó rápidamente, la mayoría de las personas pobres y vulnerables de África aún carecen de cobertura. De hecho, en un nuevo informe sobre el desarrollo del pleno potencial de las redes de protección social en África (i) se indicó que solo el 10 % de todos los africanos tiene algún tipo de cobertura, y que las tasas de pobreza son más altas que las tasas de cobertura en la mayoría de las áreas. Además, según el Índice de Capital Humano (ICH), en promedio, África al sur del Sahara alcanza solo el 40 % de su potencial de capital humano, la cifra más baja entre todas las regiones, y 25 de los 30 países ubicados en las últimas posiciones del índice se encuentran en África al sur del Sahara.
Los objetivos del Plan sobre el Capital Humano de África son ambiciosos, con planes para ampliar la cobertura de protección social para el quintil más pobre de los países de ingreso bajo con USD 13,1 millones adicionales para 2023. Actualmente, la cartera del Banco para protección social en África es superior a USD 7800 millones dirigidos a más de 50 proyectos, representando el 12 % del apoyo para África de la Asociación Internacional de Fomento (AIF), el fondo del Banco Mundial para los más pobres.

PROTEGER el capital humano creando resiliencia

Jóvenes juegan fútbol en la ciudad de Beira, Mozambique. En el fondo, se observa la Iglesia Católica Macuti cuyo techo fue destruido por el ciclón Idai. Foto: Sarah Farhat/Banco Mundial.
Los programas de protección social se diseñan cada vez más para ser adaptables, de modo que el apoyo pueda aumentarse en tiempos difíciles, cuando los conflictos, las crisis económicas o los desastres relacionados con el clima podrían afectar el capital humano. Estos programas, conocidos como “protección social adaptativa”, ayudan a proteger las inversiones en capital humano de un país creando resiliencia, de manera que las personas vulnerables no se suman aún más en la pobreza en tiempos difíciles. Como resultado, las medidas de protección social a menudo ocupan un lugar central en las respuestas humanitarias y de desarrollo, ya que las redes de protección social se han convertido en un medio principal de los Gobiernos para brindar apoyo de manera rápida y directa a las poblaciones afectadas.
Durante los desastres y las crisis humanitarias, por ejemplo, los Gobiernos proporcionan transferencias de efectivo directamente a las familias para ayudarlas a gestionar los riesgos y enfrentar las crisis. Por consiguiente, las familias pueden mantener a los niños en la escuela y asegurar el alojamiento y la nutrición adecuados, al igual que en el caso de la familia Bangura que perdió su casa en un incendio en una aldea costera de Sierra Leona.
En 2016, África meridional experimentó la peor sequía en más de 30 décadas, con 32 millones de personas en situación de inseguridad alimentaria. Esto también originó un aumento de los niveles de desnutrición y dificultades para acceder al agua, todo lo cual condujo a mayores tasas de deserción escolar y de enfermedades transmisibles, provocadas por la migración urbana.
En respuesta a esta crisis humanitaria (i), los Gobiernos de Lesotho, Madagascar, Malawi y Mozambique, con el apoyo del Banco Mundial, realizaron esfuerzos críticos para ampliar sus programas de redes de protección social y ayudar a asegurar la cobertura de las poblaciones afectadas. En Malawi y Lesotho, se ampliaron a nivel nacional los programas piloto de redes de protección social. En marzo de este año, los ciclones Idai y Kenneth afectaron a millones de personas en África meridional y provocaron más de 1000 muertos. Para ayudar en la recuperación, el presidente del Grupo Banco Mundial, David Malpass, anunció un plan de asistencia de USD 700 millones para los tres países más afectados —Mozambique, Malawi y Zimbabwe—, beneficiándose a más de 105 000 hogares.

 

En Etiopía, el Programa de Redes de Protección Productivas (PRPP) (i) —uno de los mayores programas de transferencias de efectivo en el mundo— proporciona regularmente dinero o alimentos a los beneficiarios a cambio de trabajos de restauración de tierras, irrigación y agroforestería. Durante la sequía de 2016 en el Cuerno de África, el PRPP de Etiopía, junto con la asistencia alimentaria con fines humanitarios, se amplió para cubrir temporalmente a 18,5 millones de personas —el 20 % de la población— para evitar una hambruna y protegerlas de caer en la pobreza. Anualmente, el PRPP da protección a 8 millones de beneficiarios del programa principal, y a hasta 2 millones de personas con inseguridad alimentaria temporal (aproximadamente 10 millones en total) a través de un mecanismo ampliable.

DAR EMPLEO: la protección social ayuda a las personas a ser productivas y desarrollar su capital humano
La agenda del empleo está a la vanguardia del PCH. Todos los meses, 2 millones de jóvenes se unen a la fuerza laboral, un desafío agravado por el hecho de que 200 millones de personas no tienen empleo y buscan trabajo. De aquellos que trabajan, el 65 % está “atrapado” en empleos de baja productividad.
El Banco Mundial incrementa su apoyo para atender la demanda de más y mejores empleos en los países, y hasta la fecha tiene más de 580 proyectos activos vinculados con el trabajo, que representan inversiones por un total de USD 75 000 millones.

Estas inversiones ayudan a los países de ingreso bajo con grandes poblaciones juveniles a enfrentar desafíos importantes de modo que los jóvenes tengan las herramientas para salir, junto con sus comunidades, de la pobreza. En Liberia, por ejemplo, más del 60 % de la población tiene menos de 24 años y la mayoría de las personas obtiene ingresos diarios como jornaleros o comerciantes en los mercados locales. En 2017, el Banco Mundial puso en marcha el Proyecto de Oportunidades para los Jóvenes en Liberia (i) a fin de proporcionarles capacitación empresarial y ayuda económica, conectándolos al mismo tiempo con mentores comunitarios. Hasta la fecha, unas 2000 mujeres de entre 18 y 27 años ya crearon o ampliaron más de 500 emprendimientos, acumulando ahorros para invertir en su futuro y, al hacerlo, contribuyen a la estabilidad y la prosperidad de su país.

“Antes de recibir la capacitación, no estaba haciendo nada. Hoy puedo ganar dinero. Puedo hacer todo por mí misma”, dijo Sonnie Barrie (i), de United Girls Business Group, que recibió financiamiento del proyecto.
En las zonas rurales de Zambia, el Proyecto de Medios de Subsistencia y Empoderamiento de las Mujeres y de Educación de las Niñas (GEWEL) (i), que ayuda a 89 000 niñas y mujeres vulnerables a asistir a la escuela secundaria con el apoyo de la AIF, brinda a las jóvenes las herramientas que necesitan para tener éxito. El proyecto entrega capacitación y capital inicial, así como apoyo en materia de ahorro y orientación. “Ahora tengo una segunda oportunidad que muchos no tienen”, señaló Naomi, una de las beneficiarias del programa.

Fuente ; Banco Mundial