¿Hay perdón para la infidelidad? Muchos responderán que depende. Y depende en gran parte de si se trata de una infidelidad emocional o una infidelidad física. Porque para poner los cuernos a una pareja no hace falta pasar por ninguna cama, a veces la traición emocional duele mucho más que la física. Qué crees que duele más, ¿la infidelidad emocional o la física.

La separación entre Khloé Kardashian y el basquetbolista Tristan Thompson tras la infidelidad por parte de él con Jordyn Woods, la mejor amiga de Kylie Jenner, colocaron a las traiciones como centro de la escena del debate.
¿Es acaso una infidelidad emocional peor que una infidelidad sexual? De acuerdo a un estudio, algunos tipos de trampas son peores que otras, y hombres y mujeres tienen ideas muy diferentes sobre lo que se puede perdonar y lo que no.ca?

Lo que duele la infidelidad física

Una infidelidad física es cuando tu pareja se acuesta con otra persona. Duele, ¿verdad? Y el dolor de la traición no entiende de grados porque cada persona lo sufre de una manera. Pero cuando depositas tu confianza en una persona a la que amas y esa persona destroza esa confianza, hay muchas probabilidades de que tu mundo se derrumbe.

En cualquier caso las relaciones de pareja no tienen límites cerrados y hay incluso parejas abiertas en las que una relación sexual con otra persona no se considera infidelidad. ¿Y cuántas veces se ha acostado tu pareja con esa otra persona? No es lo mismo ese llamado “desliz” de una noche de fiesta que tener una amante habitual. Pero el dolor, insistimos, le llega a cada persona en diferente intensidad.

Si no tienes una relación abierta, que tu pareja se acueste con otra persona es una traición, un engaño y una deslealtad. La lealtad, que es más importante incluso que la fidelidad. Si tu pareja te ha engañado una vez, puede dolerte como un pinchazo en forma de traición y puedes incluso perdonar cuando el dolor se vaya. Pero, ¿no se irá también la confianza?

Lo que duele la infidelidad emocional

Porque la infidelidad emocional duele más que la física, sin duda alguna. Las parejas abiertas no tienen exclusividad sexual pero sí tienen exclusividad sentimental. Que tu pareja se vincule emocionalmente a otra persona, que te engañe como si se estuviera acostando con esa persona aunque no lo haga, que te mienta y te diga que ha quedado con sus amigos cuando ha quedado con ella provoca heridas irreparables.
La confianza no se recupera en esos casos porque la infidelidad emocional no deja de ser relativa. Y lo que no se puede definir provoca dudas, sospechas, inseguridad. ¿Me estaré volviendo loca? ¿Me he convertido en una celosa posesiva que no quiere que su pareja tenga amigas? Si alguna vez te has hecho estas preguntas por una presunta infidelidad emocional de tu novio, no dudes. No estás loca.

Infidelidad emocional / infidelidad amorosa

Una investigación realizada por Victoria Milan, plataforma de citas online para personas casadas y comprometidas que buscan una aventura extramatrimonial, encuestó a 5.000 de sus miembros para conocer sus actitudes sobre las infidelidades, y más precisamente, sobre cómo se sentían respecto de los asuntos sexuales, en lugar de los asuntos emocionales.

Esto es lo que descubrieron:

El 72% de los hombres dijo que los asuntos sexuales eran peores que los asuntos emocionales
El 69% de las mujeres dijo que los asuntos emocionales eran peores que los sexuales
El 76% de las mujeres perdonaría a su pareja por un asunto estrictamente sexual
El 35% de los hombres perdonaría a su pareja por un asunto estrictamente sexual
El 80% de los hombres dijeron que perdonarían un asunto emocional
El 30% de las mujeres perdonaría un asunto emocional

Esta investigación evidencia que no existe trampa más dolorosa que otra, sino más bien que depende de cada persona y quizás también del género.