Carmen Inés Llano Leguizamón o Piru (Pirú en guaraní significa flaca) para los amigos es madre de dos hijos e ingeniera en sistemas. Con más de 20 años de experiencia exitosa en la gestión de proyectos de desarrollo de software para grandes empresas e industrias.
En 2011 fundo Prinkipia, una empresa de desarrollo de software web y móvil. Su entrenamiento y experiencia le han dado excelentes habilidades para tratar con clientes locales e internacionales
Ha coordinado el área de desarrollo de Apernet y Kapsch Trafficom Argentina, así como la Fábrica de Software de Alterbrain Argentina.
Esta pequeña Gran mujer, empoderada profesionalmente en un espacio que hasta no hace mucho tiempo fue liderado por hombres, nació en Asunción, Paraguay hace 50 años y creció , junto a sus padres, en San Juan Bautista de las Misiones, un pueblito pintoresco a 270 kms de Asunción y 170 km de Encarnación.

Llego a Misiones en 1976 donde termino la primaria y el secundario. En 1987 se mudó a Buenos Aires, para iniciar los estudios universitarios en la Universidad Tecnológica Nacional, Regional Buenos Aires, recibiéndose de Ing. En Sistemas de Información en Diciembre de 1992.

Hablemos de mujeres y tecnología en general, parece que siempre hemos estado relegadas a un segundo plano. ¿Cómo has sentido tú y como percibes la lucha de las mujeres por sus derechos?

Vengo de un país (Paraguay) donde el machismo y las tradiciones son muy fuertes, en ese contexto mi madre nos inculcó a sus hijas mujeres, que debíamos ser profesionales para lograr ser personas independientes. Esta idea se arraigó en mí desde entonces y todo lo que emprendo se basa en dicho concepto: ser independiente. Mi lucha se dirigió más bien en llegar a dónde yo quería estar, más allá de con quién tenía que lidiar. Para mi alcanzar posiciones de management o de influence significa demostrar que cualquier persona capaz, con criterio y con las aptitudes para el puesto puede ocupar cargos altos o representativos independientemente del género (valoro más el hacer para demostrar la realidad). Soy consciente que como mujer tuve que esforzarme más en algunos casos, pero nadie ha podido decir que no estuve a la altura de las circunstancias. Y lo que más ha llamado la atención en los ámbitos en los que me muevo o me he movido, es que siendo mujer y madre, he podido desarrollarme profesionalmente y ocupado posiciones que requieren más presencia que la normal, y no he descuidado ninguna de las tres funciones o facetas (mujer, madre y profesional). Esa ha sido mi lucha, demostrar que se puede cuando una así lo quiere.

¿De dónde viene tu vocación por el software y por la informática?

Siendo totalmente sincera, hasta que no empecé a estudiar, y luego a trabajar, no supe lo que significaba. Me incliné a estudiar sistemas ya que todo lo que tenía que ver con lógica y algoritmos me gustaba. Y mucho después entendí que lo que realmente me apasionaba (y me sigue apasionando) es encontrar soluciones a través del desarrollo de soluciones informáticas a problemas desde el punto de vista de procesos, sistemas, circuitos, gestión o de organización no sólo a nivel empresa sino también a nivel personal. Es así, vocación a encontrar soluciones creativas a problemas.

Como nace tu empresa?

Prinkipia nace a partir de una reunión de amigos… Queríamos tener nuestro propio proyecto o emprendimiento. Luego de trabajar en conjunto, fui la única que insistió y perseveró para seguir adelante con el emprendimiento. Hoy hacen ya 9 o 10 años de esta primera reunión, y 7 años de operación real de la empresa. Y doy gracias de no haber abandonado la idea.

¿Por qué crees que el mundo de la informática y el software ha estado tan poco poblado de mujeres?

Creo que, porque al principio, las carreras de informática y/o software estaban más orientadas a la programación o codificación. Y el trabajo se hacía sobre equipamientos grandes… Se veía como un trabajo duro, pesado y casi siempre se corrían largos procesos durante la noche en las cuales el programador tenía que estar presente o hacer guardias… Con el paso del tiempo esto se fue desmitificando por un lado y por el otro surgimiento de nuevas carreras y paradigmas y las mujeres nos fuimos animando, como ocurrió en otros ámbitos.

Según una entrevista realizada a Sheryl Sandberg COO en Facebook, ella asegura que Las mujeres subestiman sistemáticamente sus propias capacidades. Esta de acuerdo?

No estoy de acuerdo. Creo que tiene que ver más con un tema de personalidad o educación o vivencias. También hay varones que subestiman su capacidad.

El sector tecnológico ha sido considerado tradicionalmente un sector masculino. Como directiva en una empresa tecnológica, ¿Cree que esta tendencia está cambiando?

Creo que está cambiando, hoy se ven más directivas mujeres en empresas de tecnología que antes. De todas formas este crecimiento se está dando muy lentamente. Pero para que esto cambie, necesitamos que más mujeres estudien carreras de tecnología o de informática.

Qué acciones concretas creen que se podrían realizar para acercar las mujeres al mundo de las tecnologías

Creo que hoy el mundo de las tecnologías está ya más poblado de mujeres, pero aún no hemos alcanzado el 50%. Algunas de las acciones posibles que veo son
Por un lado , publicitar a las mujeres que son líderes en este mercado, contar sus experiencias y logros
Romper con los estereotipos sociales y familiares, esto es educación
Remarcar que las ciencias, las matemáticas o las ingenierías son accesibles para cualquier persona con aptitudes para estas carreras independientemente del género
Y fundamentalmente, hay que flexibilizar el trabajo, horarios, licencias

¿Cuáles son las 3 razones por las que te gusta tu trabajo?

Me gusta y disfruto mucho del trabajo, en primer lugar porque siempre se presentan situaciones diferentes a resolver (no existe la monotonía), en segundo porque el aprendizaje es continuo (el avance tecnológico no se detiene) y en tercer lugar porque lo que hacemos tiene beneficios tangibles para los usuarios y/o clientes.

PING PONG

¿Qué palabra usarías para describir cómo trabajas?
Dinamismo

Un color
Azul

Una frase que la caracteriza
Mañana será otro día….

Lo que no tolera
La falsedad

Lo que nunca falta en su escritorio
El mate y la música

Lo más importante
El camino

Un/a maestro/a
JOHN MAIN, monje benedictino

Perfume preferido
El olor a lluvia

Un sueño
Inspirar a seguir los sueños