Últimamente las virtudes de países como Paraguay y Bolivia están en boca de muchos. De pronto, se convirtieron en la mejor solución para empresas como Porta hermanos que acaba de venderles una planta llave en mano que bautizaron MiniDest para la producción de energía renovable y alimento animal. Esa destilería permite la misma eficiencia de transformación que una gran planta, a un menor costo por litro. El desarrollo se hizo íntegramente en Córdoba y ya hay seis MiniDest operativas en el país. Las destilerías comenzaron a desembarcar en Bolivia, marcando un hito en la exportación de tecnología de avanzada. El traslado del equipamiento para el montaje de la primera MiniDest demandó 33 camiones desde Córdoba hasta Santa Cruz de la Sierra. La próxima operación de Porta será en Paraguay.
Otro caso es el de Baufest, de capitales argentinos, líder en software que redefine procesos de negocio. Acaba de comprar a la peruana Transolution experta en la gestión inteligente de los puertos del Pacífico. Y hay más ejemplos, varios apoyados desde el Estado por el programa Exporta Simple. Elsata, fundada por María Pía Sanoner se destaca por sus vajillas hechas y pintadas a mano. Y Awanay, de Silvia y Rocío Noya, madre e hija, dedicada a las alfombras, mantas y ponchos hechos a mano por tejedores de comunidades rurales.
Por cierto, tanto Bolivia como Paraguay son mercados que tienen sus reglas, de acuerdo a los empresarios. Eso sí, resaltan que funcionan. Bolivia se ubica entre las economías con mayor expansión de la región. Cerró 2018 con un crecimiento de 4,7 por ciento del PBI. Paraguay no se quedó atrás con un crecimiento estimado de 4,3%.
El secretario de Emprendedores y Pymes, Mariano Mayer, sostiene que es más fácil llegar a esos países que exportarle a Brasil e incluye en esa lista de mercados posibles y accesibles a Chile, Colombia y Perú.
Para las pymes, que no encuentran un clima propicio en Argentina por la crisis, esta salida exportadora a países cercanos pasó a ser una opción. Mayer afirma que del lado del Estado, eliminar burocracia y facilitar las cosas a esos empresarios se ha convertido en la más alta prioridad. Así, nacieron distintas iniciativas legislativas que permiten crear una empresa en 15 minutos desde la PC del hogar con un costo mínimo, cuando hasta hace poco la demora llegaba al año y medio.
El funcionario está convencido que desde los 30 clusters tecnológicos que ya existen en la Argentina hay respuesta a las demandas de esos países. Un dato: muchas empresas de las grandes están invirtiendo en emprendedores innovadores para revolucionar procesos dentro de ellas mismas. Es el caso de YPF, Molinos, Don Mario, Arcor y Coca Cola y el banco Supervielle, entre tantos otros.
Precisamente, una de las iniciativas que presentará Mauricio Macri en la sesión inaugural del Congreso el próximo 1 de marzo será la ley de la economía del Conocimiento. Es que el régimen del software, impulsado por Roberto Lavagna cuando era ministro de Kirchner, vence a fin de este año. La nueva norma renueva beneficios y amplía la cantidad de sectores alcanzados. Se incorporan la biotecnología , la robótica, nano satélites, e industria audiovisual.
Todo sucede en una coyuntura que las pymes definen como asfixia financiera. Mayer replica que hay herramientas que les permite acceder a capital de trabajo a tasas razonables. Con la ley pymes, en la que ya se inscribieron 450.000 firmas obre las 600.000 que tienen al menos un empleado, los bancos públicos descuentan los cheques al 38% y los privados, al 45%. Hay un fondo especial por $ 30.000 millones del quedan aún 10.000 millones de pesos. Y se añade el financiamiento aportado por compañías de seguro.