Beatriz Macaya es una emprendedora serial de 39 años que estudió Ingeniería Ambiental y actualmente lidera la distribución de Thermomix en Argentina. Thermomix es el robot de cocina que reúne funciones de 12 electrodomésticos y marca una tendencia en cocina en países como España, Alemania y Chile.
Beatriz desarrolló una intensa carrera laboral en Procter & Gamble en áreas de logística y distribución que le permitió formarse para sus sucesivos emprendimientos: cofundó un sitio de calzado personalizado y luego creó una empresa de diseño de muebles para interiores que llevó su nombre hasta que unos años después decidió traer al país la marca Thermomix. A Thermomix llega luego de comprarse un robot para uso familiar y entusiasmarse con la idea de lanzar la marca en el país. Escribió a la empresa en Europa y luego de una competencia resultó seleccionada para lanzar Thermomix en Argentina.

Cómo podría definir  su vida

Soy madre de 2 hijas, ellas y mi marido son mi prioridad. Me levanto a la mañana y hago lo que cualquier madre tiene que hacer con niños chicos. Preparo, ayudo a vestir, desayuno con ellas, reviso el cuaderno de comunicaciones y a la tarde intento acompañarlas a alguna actividad, los viernes les invito amigas… No suelo cumplir con la agenda que proponen los terceros, por ejemplo coordinar los numerosos compromisos que demanda el colegio. Por suerte mi marido, que es un súper papá y me apoya en mi trabajo, me cubre. Nos turnamos.

En lo personal soy muy sociable y como mi familia es española, suelo tener además de mi grupo de amigas argentinas, algunas amigas extranjeras de distintas nacionalidades… Mis amigas argentinas y españolas fueron las primeras agentes y líderes de equipo y les estoy súper agradecidas!

Uso la tecnología solo porque me facilita el trabajo, aprendo rápido y también aplico todo lo que me ayuda a organizarme y ahorrar tiempo pero, pero no soy el perfil techie ni fanática.

Me gusta lo natural más que lo industrial entonces suelo cocinar y fijarme muy bien los ingredientes que utilizo. Me gusta variar de menú, probar cosas nuevas.

En lo laboral me encanta el trabajo en equipo y encontrar una nueva forma de hacer las cosas e ir mejorando los resultados continuamente. Trabajando descubrí que la constancia y escuchar a los demás son virtudes claves para cualquier emprendedor!

Alguna anécdota interesante

A pesar de representar la marca Thermomix en Argentina, confieso que nunca supe y sigo sin saber cocinar sin Thermomix. Suena terrible ¿no? Por suerte, saber cocinar no era determinante para ganar la representación de la marca. La verdad es que nunca fui buena en la cocina, nunca me sentí hábil ni cómoda manejando ingredientes, siguiendo recetas. ¡No tengo paciencia! Se me pasa y se me quema todo porque intento hacer varias cosas a la vez y en la cocina hay que ser cuidadosa.

Encontrarme con un robot de cocina en la casa de una amiga de mi Mamá fue un cambio fenomenal. De vacaciones en la playa, me contaron sobre un robot de cocina que te cambiaba la vida. ¡No dudé en ir a conocerlo! Lo primero que hicimos fueron unas croquetas, sopa y una tarta mientras tomábamos en el living el copetín! Me di cuenta que con el robot podía cocinar lo que fuera! Cuando le dije a mi marido que yo misma había cocinado todo lo que estaba puesto sobre la mesa no lo pudo creer y en un viaje a Chile se trajo una para casa. Un tiempo más tarde se me ocurrió escribir a Suiza, en donde la empresa tiene su departamento de distribución mundial para representar la marca. Así fue como entré en una competencia de 15 emprendedores argentinos dispuestos a importar el robot al país en donde hubo que presentar planes de negocios, estrategias e ideas para el lanzamiento y desarrollo de marca. Y la sorpresa fue que terminé ganando la competencia tras viajar a Suiza y entrevistarme con los directivos de márketing.
Miro para atrás y me impresiona que todo el esfuerzo tuvo un resultado muy importante para que hoy Thermomix esté en Argentina y tenga un equipo de más de 10 personas y 210 agentes en distintos puntos del país en solo 2 años de operaciones.

Cuál es el salto de ser una ejecutiva en una empresa a ser responsable  de su propio emprendimiento

En mi caso el entrenamiento en una multinacional me sirvió mucho para aprender a trabajar.. A priorizar, a vender mis ideas, a negociar con clientes y también internamente, a que los números cierren para después analizarlos y tomar decisiones…
Tuve excelentes jefes que me enseñaron a trabajar. Las multinacionales son efectivamente empresas “escuela”. Pero yo soy un alma inquieta y pude leer bien el momento en que necesité irme, incluso en contra de la recomendación de mis familiares y amigos. Me animé a emprender por mi cuenta. En su momento no era consciente de las herramientas que me llevaba de P&G pero con el tiempo me di cuenta que esos años fueron fundamentales para mi carrera profesional.

Ping Pong

• Su plato preferido
Moussakka griega
• Un color
verde
• Una frase de cabecera
“Persevera y triunfarás”
• Lo que no tolera
la apatía.
• Un sueño
Que las mujeres argentinas se animen a emprender lo que quieran y logren convertirse en co-protagonistas del crecimiento de sus hogares de tal manera que sea notable su aporte para la transformación de nuestra sociedad.
Las mujeres nos tenemos que animar a más.