Desde el jueves se exhibirán 24 obras que dan cuenta de los múltiples modos de expresión del arte tecnológico, seleccionadas a través del concurso del Fondo Nacional de las Artes.

 

El Fondo Nacional de las Artes (FNA) inaugurará el jueves en el CCK la muestra de su concurso de arte y tecnología, una suerte de mapa plural de la sensibilidad tecnopoética local, a través de un conjunto de proyectos artísticos que aplican nuevas tecnologías en su producción.

Se trata de 24 obras que dan cuenta de los múltiples modos de expresión del arte tecnológico, lo que incluye a las tres ganadoras, seis menciones honoríficas y 15 piezas seleccionadas en este certamen de perspectiva federal y de paridad de género.

El Primer Premio, “Fono Raggy”, del rosarino Federico Agustín Gloriani es un aparato de reminiscencia obsoleta, que a partir de una versión digitalizada de la pintura “Rincón de Estudio” (1946), de Fortunato Lacámera, toma la información de color de pixeles y los imprime en un soporte físico.

La obra que obtuvo el segundo premio, “Espero recordarlo todo”, de Ivana Laura Nebuloni, oriunda de Morón, invita al espectador a sentarse y contar una historia personal a un micrófono, relacionado con el pasado propio, para visualizar luego, en una pantalla de cine, material en VHS vinculado a ese relato pero también a la infancia de la artista.

Concebida en y para el monte chaqueño, la pieza “Ostrananie”, de Cecilia Lis García y Eduardo Bustamante, de Resistencia, obtuvo el Tercer Premio: una instalación que propone un espacio de extrañamiento a partir de la amplificación de lo sensorial.

Así, se verán trabajos variados que, en su mayoría, demandan la interacción del espectador, por ejemplo: una ticketera que arroja un papel que imprime (en vez de un número de espera) un fragmento literario; o un hongo preservado dentro de un robot, programado para moverse hacia espacios que reúnan las mejores condiciones ambientales, una suerte de máquina como anticipo a un posible cataclismo ecológico.