En nuestro armario hay algo que nos encanta y es el calzado, es más por ahí comenzamos nuestro outfit. No es exclusivo de nosotras, a ellos también les gusta verse bien. Pareciera superficial pero un buen calzado nos hace sentir felices, va de la mano con lo cómodos que nos podamos sentir y lo contrario se vuelve una tortura.

Si hay algo que nos produzca dolor son los zapatos que nos aprieten los pies, no importa si existen allí o no los famosos juanetes, o de repente el clima cambia y vamos por la calle y la lluvia en el calzado nos deja la huella del color como derretido en los dedos y eso si tenemos suerte de alcanzar a llegar hasta con los pies desnudos dejando atrás un artículo que se auto destruye en pedazos. En mi devenir por la Moda colombiana encontré a una Diseñadora de calzado Verónica Murillo que escuchando a sus amigos y familiares acerca del tema, se convenció de que diseñar zapatos de alta calidad también va a la par con la alta responsabilidad de entregar un producto en excelentes condiciones, duradero, pues no sólo se corre el riesgo de llegar con un calzado a medias sino también de poder deslizarse por ciertas texturas de las diferentes calles por las que nos desplazamos, hasta el mal olor que se comienza a desarrollar, pasando por las dolorosas ampollas, que nos obligan a pasar por situaciones molestas. Reunir las mejores condiciones con la Moda del calzado, en los diferentes climas, en los eventos como bodas y demás celebraciones los cuales se pueden personalizar, un descansado fin de semana, quizás vacaciones en cualquier lugar y el sitio de trabajo, con la elegancia exhibida en los pies sí es posible y son esos regalos que nos tenemos que dar.

Y nos merecemos zapatos de buena calidad, de esos que hacen su buen nombre y esa es la industria que debemos apoyar en nuestros propios países: son los artesanales, hechos a mano, de excelente calidad y a buenos precios, accesibles, esas condiciones son las ideales, hay más….si son sobre medida para que nuestros pies nos lo agradezcan pues aún mejor.

Te sugiero algunas propuestas para que no solo estés a la moda sino que  se acomoden a nuestro bienestar

1.- Elegir zapatos de nuestra talla, ni un número más , ni uno menos. Ten en cuenta la anchura de tu pie y que el pie por la tarde está más hinchado que por la mañana.
2.- Comprobar que sujetan a la perfección el pie para evitar accidentes.
3.- Pruébate los zapatos y camina con ellos un poco para comprobar la comodidad, que no se salgan y que amortiguan bien tus pasos.
4.-Que el material sea flexible y no rígido.
5 .- Calzarlos con las medias o calcetines que vayas a usar con regularidad para comprobar que se ajustan y quedan cómodos.
6.- Procura que tengan una suela antideslizante para no resbalar.
7-Para que sean zapatos realmente cómodos, el hecho de que estén confeccionados con materiales de calidad, transpirables para que el pie respire, etc… siempre es un punto muy a tener en cuenta.
8.- Nunca compres con prisas o porque simplemente te gusten. O esperando que se den de sí cuando llegues a casa porque sería tirar el dinero a la basura.

 


Martha Lucía Ríos V.
Corresponsal en Colombia
Editora Moda Revista Li
www.facebook.com/marthaluciariosv.
maluriva81@yahoo.es
https://www.instagram.com/marthaluciariosv/?hl=es