Tanto si lees esporádicamente como si eres una amante de los libros, es probable que tengas varios acumulados. Si agregamos libros de tu pareja, padres, hermanos e hijos, la necesidad de tenerlos bien organizados se hace imperiosa.

Aunque estamos en la era digital y los libros electrónicos se han masificado, tener libros en papel sigue siendo insustituible para muchas de nosotras. Si eres de las que cuando busca un libro queda sobrepasada con tantos o no encuentra el que busca, los siguientes consejos para tener una biblioteca bien organizada te permitirán ahorrar tiempo y disfrutar de un agradable espacio de lectura en casa.


1) Saca todos los libros de estanterías, cajas, mesas o donde sea los tengas. Reúnelos y límpialos, de necesitarlo.

2) El o los sitios que hayas elegido para guardarlos y organizarlos, déjalo vacío. Aprovecha para limpiar las estanterías.

3) Medita un momento y decide cómo quieres organizar los libros. Puede ser por tema o género, autor, color, editorial, orden alfabético u otro.
Puedes elegir colocarlos por tema de acuerdo a su uso en tu casa. Por ejemplo: libros para niños en la sala de juegos o en su habitación, libros de consulta general en el escritorio o donde usas la computadora , libros de literatura en la sala de lectura, el living- salón principal o en tu habitación.

4) Es útil mantener un inventario de tus libros en forma de documento, puede ser en formato digital excel, word, u otro. Las formas pueden ser sencillas (como el punto 3) o profesionales con sistemas decimales u otros usados por bibliotecarios. Teniendo tus libros catalogados podrás consultar rápida y exactamente cuáles tienes, sobre todo cuando sean muchos.

5) Si elegiste ordenarlos por autor, coloca una banda identificadora con su nombre debajo del estante correspondiente. Si ha sido por tema, haz lo mismo agregando el género correspondiente y así sucesivamente.

6) Luego de decidir cómo ordenarás los libros en los estantes de la (o las) biblioteca que tengas, sepáralos de acuerdo a ello y colócalos sobre una mesa o en cajas transitorias.

7) La ubicación del mueble para los libros es también importante. Algunas ideas: procura que no quede tapado por otro mobiliario de la habitación, aprovecha las paredes e intenta no recargar. Si la biblioteca es grande, es bueno quede en un lugar con pasillos amplios o que con amplitud de espacio si miramos las estanterías de frente. Los muebles más pequeños, tipo repisa, son ideales para ahorrar espacio y dar toques modernos al lugar.

8) Ya estás lista para colocar los libros en las estanterías con la organización previamente elegida.

9) Si tú o tu familia acostumbran pedir libros prestados a una biblioteca, deja un estante exclusivo para ellos. Es aconsejable usar una libreta para anotar título, autor, fechas de pedido, devolución y toda información necesaria para que tu organización en esta área también sea eficaz.

10) Si hay libros que re-lees constantemente, puedes crear una mini-repisa o un sencillo cajón donde, en tu habitación u otro lugar de casa, tengas acceso fácil y rápido a ellos.

Por: Michelle Osses