Una pileta para caminar debajo del agua, un aula, un lavarropas, ascensores que no suben a ninguna parte, una vereda y un cartel que “vende” el Malba mismo. Con un sutil efecto de shock en los espectadores, al ver esos objetos y escenarios desmontados de su contexto habitual- Leandro Erlich reúne veintiuna propuestas producidas desde 1996 hasta hoy y seleccionadas por el curador estadounidense Dan Cameron.

“Liminal” -ese es el título de esta retrospectiva y primera muestra antológica del argentino en su propio país- refiere a “un estado de anticipación frente a algo y de limite frente a otra cosa, un estado intermedio, un lugar que en general uno interpreta que es una transición”, explicó el artista

En 2016, Erlich había hecho desaparecer la punta del Obelisco, que “reaparecía” en la puerta del Malba, el museo donde expone ahora.

El artista, que vive entre Buenos Aires y Montevideo, expone internacionalmente desde hace décadas: sus obras integran los acervos de grandes museos y colecciones privadas a nivel global. Disfruta de un especial renombre en Asia, y sus últimas exhibiciones en el MORI Art Museum (Tokyo) y el HOW Art Museum (Shanghai) han atraído a centenares de miles de visitantes.

En paralelo a “Liminal”, en junio inaugura en la galería Ruth Benzacar, y en julio será el primer artista extranjero en ocupar todo el CAFAM (Central Academy of Fine Arts Museum, Beijing), el museo más importante de China, con la exhibición The Confines of the Great Void.


“Liminal”. En Malba (Figueroa Alcorta 3415). Viernes, sábado y domingo de 13 a 20. Entrada: general, $170. Estudiantes, docentes y jubiladas, $85. Miércoles, general, $85. / www.malba.org.ar