Los ejecutivos de Google salieron a responder públicamente sobre un manifiesto de 3,300 palabras, escrito por uno de sus ingenieros, donde se argumenta que las mujeres no son aptas para empleos en tecnología por razones “biológicas”. El documento ha circulado por un tiempo dentro de Google, pero Motherboard Recode y Gizmodo publicaron el documento en su totalidad.

El fin de semana, la vicepresidenta de diversidad Danielle Brown y el vicepresidente de ingeniería Ari Balogh, se refirieron al controvertido documento en mensajes separados. Ambos condenaron las afirmaciones de los documentos y defendieron los esfuerzos en diversidad de Google. El asunto inmediatamente suscitó un debate feroz en las redes sociales.

El autor, que no ha sido identificado, supuestamente es un ingeniero de software de base en Google que sostiene que la empresa no tiene más ingenieras porque los hombres tienen un “deseo mayor por estatus”. Él argumenta que los programas de diversidad de la compañía, incluyendo los seminarios que le enseñan a mujeres habilidades de programación, son “altamente politizados”. El trabajo en diversidad, dice, “aliena a los no-progresistas”. También alegó que cree que el compromiso de Google de contratar a más mujeres hará que la empresa sea menos competitiva, y que la brecha salarial de género es un mito. El autor escribió que la tasa mayor de desórdenes de ansiedad entre mujeres podría explicar por qué “hay menos mujeres en empleos de alto estrés”.

Por su parte Balogh, jefe de ingeniería, dijo que esos “estereotipos” eran “profundamente preocupantes” y “dañinos”. La VP de diversidad, Brown, quien fue contratada la semana pasada, escribió una respuesta más extensa;“Parte de generar un ambiente abierto e incluyente implica generar una cultura en la que aquellos con opiniones distintas, incluyendo visiones políticas diferentes, se sientan seguros de compartir su opinión”, señaló

Pero, aclaró, “como muchos de ustedes, creo que (el documento) promueve supuestos incorrectos sobre el género. No es una opinión que yo o esta compañía apoye, promueva o fomente”, dijo Brown.

Yonatan Zunger, un ex ingeniero senior que dejó la compañía recientemente, respondió en una publicación en Medium: “A pesar de hablar con un tono autoritario, parece que el autor no entiende el género. Quizás lo más interesante, es que el autor parece no entender de ingeniería”. Parisa Tabriz, directora de ingeniería en Google, describió el manifiesto como “dañino”.

Otro usuario de Twitter, quien se identifica como programadora, dijo que considera salir de la empresa si el equipo de recursos humanos de Google “no hace nada”.

La ex ingeniera de Google, Erica Baker, quien llamó la atención en 2014 por sus publicaciones en Medium sobre la diversidad, respondió a la más reciente controversia diciendo que está decepcionada, pero no sorprendida: “Este no es un comportamiento completamente nuevo… lo que es nuevo es que este empleado se sintió suficientemente seguro para escribir y compartir un documento sexista de ocho páginas, internamente”, mencionó Baker.

Bajo el título “Réplica a la respuesta del público y tergiversación”, el autor del documento insiste que “no niega que existe el sexismo” y no “respalda el uso de estereotipos”.

Google, como muchas firmas de Silicon Valley, ha tenido dificultades con la tasa de trabajadores no-blancos y no-hombres. El reporte anual de diversidad que hizo pública la compañía en junio mostró que cerca de 69% de su fuerza laboral es masculina, y 56% de todos sus empleados son blancos, aunque el liderazgo de Google ha expresado públicamente por años la intensión de incrementar la diversidad en su fuerza laboral.