Cualquiera sea la situación, renunciar al trabajo no es fácil porque existen emociones de por medio y muchas veces no sabemos cómo dar el anuncio. Aquí algunos tips para irte en buenos términos y dejar una buen impresión:

Diseña una estrategia. 
Programa cuál será tu último día. Anuncia tu partida con antelación para que dejes suficiente tiempo en el caso de que tengas que entrenar a tu reemplazo.

Prepara lo que vas a decir. Piensa previamente qué vas a decir al momento de renunciar. Expresa tu agradecimiento e informa sobre cuál será tu último día de trabajo y ofrece tu ayuda para el proceso de transición.

Escribe una carta de renuncia. Debe ser sencilla. Ejemplo: Por la presente, hago de su conocimiento mi renuncia al puesto de [cargo] que he desempeñado desde [fecha] en [nombre de la compañía]. Esta decisión responde a una nueva oportunidad laboral. También puede llevar una introducción, un agradecimiento y una despedida.

Dar la noticia en el orden correcto. Tu jefe debe ser la primera persona en enterarse de tu decisión y deberás comunicárselo de manera personal.

Guarda tus cosas personales durante las horas libres o fuera del horario laboral.

Envía correos electrónicos. Escribe mensajes a los clientes más importantes para informarles sobre tu partida y la fecha del último día de trabajo.

Expresa tu agradecimiento.
No importa cuáles sean los motivos de tu renuncia, siempre será bueno y positivo agradecer por el tiempo trabajado en la empresa, la generosidad de los compañeros y la confianza transmitida.

Mantente en contacto.
 Existen muchas vías de contacto, ya sea a través de LinkedIn, correo electrónico u otras redes sociales.