Cuando hablamos de independencia financiera aparecen muchas confusiones. Cada persona, dependiendo del momento de la vida en que se encuentra, le dará un significado diferente. Por ejemplo, para alguien joven, que aún vive con sus padres, esta independencia consistirá en irse a vivir solo; para un empleado de mediana edad, es la posibilidad de abandonar un horario de trabajo fijo y dedicarse a aquello que realmente le apasiona.

La lista puede seguir, pero al final llegaremos a la misma conclusión: eres independiente financieramente cuando no dependes de alguien más para tomar decisiones sobre tu estilo de vida.


EL CAMINO A LA INDEPENDENCIA FINANCIERA

Sin importar si quieres vivir solo, poner tu propio negocio o dedicarte a viajar por el mundo, la independencia financiera se puede alcanzar siguiendo los mismos pasos. No es un camino sencillo, pero vale la pena el esfuerzo para lograr tu meta. Si te has propuesto independizarte financieramente te decimos qué debes hacer para lograrlo:

#1 Define tus metas de independencia

En cada momento de nuestra vida dependemos de otras personas o instituciones, de quienes buscamos independizarnos. La forma de medir esto es muy sencilla, si requieres la aprobación de alguien más para hacer algo que realmente deseas aún no eres independiente. ¿Quieres ir a un concierto sin una hora de llegada, viajar a la playa con la familia o definir tu horario de trabajo? Si debes consultarlo con tus padres, jefe, empresa o el banco con el que contrataste la hipoteca, el camino apenas comienza.

#2 Aumenta tus ingresos

Para no depender de otros primero necesitas contar con recursos propios. Eso incluye no sólo la cantidad de dinero que gastarás este mes, sino que debes tener un respaldo en caso de emergencias. Una de las mejores formas de estar preparado para los imprevistos es tener dinero extra. Si estudias busca un trabajo de medio tiempo, si ya tienes un empleo busca otra actividad que te de un ingreso extra o vende aquello que ya no usas.

#3 Reduce tus gastos

Conseguir dinero extra sólo tendrá un efecto en tu futuro si controlas tus gastos. Si vendiste esa bicicleta vieja que ya no usas no gastes el dinero en ropa nueva. Define tus gastos prioritarios y, en lo posible, dedícate únicamente a ellos. Satisfacer un capricho de vez en cuando no está mal, pero si lo tomas como una costumbre siempre tendrás la necesidad de seguir generando ingresos. De esta forma seguirás dependiendo de tu fuente habitual de ingresos por tiempo indefinido.

#4 Invierte

Ahorrar es una buena opción. Pero si lo que quieres es independizarte económicamente necesitas que tu dinero crezca. Eso lo consigues con inversión. Busca algún método que se adapte a los tiempos que tienes previstos para tus planes. Existen inversiones a corto, mediano y largo plazo, alguna de ellas cumplirá con tus requerimientos. De esta forma acumulas una cantidad suficiente para cumplir con tu objetivo y comenzar nuevos planes.