Crear y fortalecer una cultura diversa e inclusiva es prioridad para Schneider Electric en todo el mundo. La empresa, líder global en transformación digital en la gestión de energía eléctrica y automatización, toma otro paso hacia sus metas y anuncia que se pondrá a cero, hasta el final de este año, la diferencia salarial entre hombres y mujeres en posiciones similares en Sudamérica. En la región, las mujeres responden por el 33,5% del cuadro de colaboradores y ocupan el 24% de las posiciones de liderazgo.

Otra noticia que refuerza el compromiso de ofrecer oportunidades iguales para todos, en todos los sitios, es la inclusión de Schneider Electric en el Índice Bloomberg de Igualdad de Géneros 2018, cuyos principales objetivos son promover más transparencia en el mercado y elevar la conciencia acerca de temas relativos al género. Lanzado en 2016, y hasta entonces restricto a la industria de servicios financieros, el Índice está abierto ahora para empresas de cualquier sector, con capitalización de mercado igual o superior a US$ 1 mil millones y al menos una negociación de títulos en una bolsa de valores de los Estados Unidos. En total, 104 compañías forman parte de la lista; las propias organizaciones proporcionan los datos.

Las conquistas no paran. La empresa alcanzó en 2017, la meta global de un 42% de mujeres en las nuevas contrataciones y la de un 85% de colaboradores actuando en países cubiertos por proceso de equidad salarial. Globalmente, la meta es que la diferencia salarial sea reducida a cero en 2020.

 

Compromiso con la igualdad de géneros

Desde 2015, Schneider Electric es uno de los diez defensores corporativos del Impact 10x10x10 de la ONU Mujeres, un grupo de empresas, universidades y gobiernos que actúan en políticas de género. El mismo año, más de 22 mil de sus colaboradores masculinos firmaron la petición en línea y se unieron al movimiento #HeForShe, programa de la ONU Mujeres y de la UN Compact Initiative que alienta hombres y niños a actuar contra las desigualdades negativas enfrentadas por mujeres y niñas.

Ya en 2016, 40 presidentes de países de la empresa firmaron los Principios de Empoderamiento de las Mujeres (WEPs) establecidos por la ONU Mujeres y Pacto Global. Los signatarios WEPs se comprometen públicamente en hacer todos los esfuerzos posibles para ofrecer las mismas oportunidades a hombres y mujeres, permitiendo que desarrollen su potencial. Hace poco, la subsidiaria brasileña recibió el Premio Plata de la iniciativa WEPs local, en reconocimiento a sus mejores prácticas y a los resultados obtenidos con relación a la equidad de géneros y al empoderamiento de las mujeres.

 

Programas

En 2012, Schneider Electric inició su estrategia global por la diversidad e inclusión con e-learning para equilibrio de género. De allí para acá, casi 2 mil personas ya hicieron este curso web. En 2015, se tomó otro importante paso: entrenamiento de parcialidad inconsciente. Por medio de actividades interactivas y simulaciones, la empresa ayuda las personas a identificar prejuicios ocultos y, además, a detectar situaciones en las que la parcialidad influencia en la toma de decisión y perjudica a la organización, los colaboradores, los negocios y la sociedad en general. Hasta hoy, cerca de 100 altos ejecutivos actuantes en Sudamérica tuvieron esta experiencia. Entre 2018 y 2019, todos los colaboradores van a ser entrenados presencialmente y también tendrán la versión digital disponible.

Hay otros programas en favor de la cultura diversa e inclusiva. Es el caso de Mentoría: colaboradores hombres y mujeres intercambian experiencias, conocimientos y puntos de vista, siempre con la intención de apoyar el crecimiento profesional de mujeres talentosas. También son desarrollados programas de contratación y de acceso a los cargos de liderazgo a mujeres, LGBT y por condición de raza.

Además, Schneider Electric organiza anualmente el Global Supply Chain Day. Al discutir cuestiones relacionadas a la igualdad de géneros, los participantes terminan por influenciar la cadena de valor y crear otros niveles de preferencia de escoja de proveedores, basados en compromisos como respeto, promoción de derechos, igualdad de oportunidades, tratamiento justo, manutención de ambiente respetuoso y sensibilización de la fuerza de trabajo.