El parabrisas delantero de tu automóvil probablemente te proteja de los rayos UV-A del sol mientras conduces, pero no sucede lo mismo con las ventanas laterales, según lo indica un estudio reciente. La exposición prolongada a los rayos ultravioleta A (UV-A) puede aumentar las probabilidades de cáncer de piel y cataratas, y debido a las largas horas que muchos conducimos cada día, un investigador en California se preguntó cuánta protección solar pueden ofrecer los automóviles de hoy en día.

Para averiguarlo, el Dr. Brian Boxer Wachler del Instituto de Visión Boxer Wachler en Beverly Hills, analizó la protección ultravioleta proporcionada por el vidrio en 29 automóviles de 15 fabricantes diferentes de automóviles. Boxer Wachler midió los niveles de radiación UV-A ambiental detrás del parabrisas delantero y detrás de la ventanilla del lado del conductor de los autos que se produjeron entre 1990 y 2014.

Mientras que las ventanillas del parabrisas tendían a ofrecer una buena protección contra los rayos UV-A, la protección era más inconsistente en las ventanas laterales de los automóviles, según los hallazgos del estudio. Los parabrisas delanteros bloquearon un promedio del 96% de los rayos UV-A, en comparación con el 71% de las ventanas laterales. En general, solo el 14% de los automóviles ofrecieron un alto nivel de protección UV-A de la ventana lateral.

“Esto podría contribuir a una mayor prevalencia de cataratas en el ojo izquierdo y cáncer de piel en el lado izquierdo de las caras de las personas”, señaló Boxer Wachler, quien cree que los fabricantes de automóviles podrían considerar aumentar el grado de protección UV-A en las ventanas laterales.

La Dra. Doris Day, dermatóloga y experta en cáncer de piel en el Hospital Lenox Hill en la ciudad de Nueva York, dijo que los rayos UV-A pueden ser especialmente peligrosos para la piel: “La Organización Mundial de la Salud ha designado todas las longitudes de onda de la radiación ultravioleta como carcinógenos conocidos. Mientras que el UV-B es una longitud de onda de luz más corta y está bloqueado por el vidrio, el UV-A es más largo y penetra más profundamente en la piel, causando cáncer de piel y envejecimiento prematuro al descomponer el colágeno…el UV-A también pasa por el vidrio, lo que lo convierte en un problema potencial para quienes viajan diariamente o pasan largos períodos en el automóvil”, explicó.

¿Qué hacer?

Day recomienda usar protector solar contra los rayos UV-A y UV-B. También señaló que los conductores pueden comprar productos especiales para tinte de ventana que bloquean el 99% de los rayos UV: “Esta es una gran opción para aquellos que tienen automóviles o automóviles antiguos que no tienen la protección incorporada”.