Elegido por los inteioristas  como color del año 2016. Ni demasiado oscuro ni demasiado claro, un color que transmite serenidad y alivio visual. Permite crear unos interiores atractivos, discretos y elegantes, pero con un toque fresco y actual.

Combinado con molduras, marcos y rodapiés blancos, así como con elementos de estilo “vintage” y colores dorados.Combínalo con cuero,  piel natural y maderas naturales para lograr un efecto industrial/vintage. Combínalo con techos y molduras blancas, elementos dorados y tapizados clásicos para conseguir unos espacios más sofisticados pero a la vez frescos y atrevidos.

 ROSA CUARZO (PANTONE 13-1520) Y AZUL SERENITY (PANTONE 15-3919):

Elegidos por Pantone como colores del año 2016, estos dos colores se caracterizan por transmitir a nuestros interiores mucha relajación y tranquilidad. Ambos colores, ya sea utilizados en mobiliario o revestimientos, conviven muy bien entre ellos, creando espacios frescos y dulces, llenos de luminosidad y armonía.

Combínalos con tonos blancos, grises y materiales como la madera natural.

 El Rosa Cuarzo no tiene porqué ser un color para ambientes de estilo femenino; combinado con un blanco es perfecto para un dormitorio, mientras que combinado con colores como negro o gris puede servir para ambientes más sobrios como el salón.

El Azul Serenity  combina muy bien con maderas naturales, metalizados y piezas de diseño, creando ambientes con carácter orgánico y actual. Para lograr una decoración más contemporánea, puede mezclarse con negro, marrones claros, cueros y pieles naturales.

DORADO

Aunque a priori puede parecer que los elementos dorados están desfasados o son elementos de decoración clásica, lo cierto es que son tendencia absoluta en el interiorismo actual.

Materiales como oro, bronce, cobre y latón permiten conseguir puntos cálidos, luminosos y con personalidad en los espacios, convirtiéndose muchas veces en puntos focales que acaparan todo el protagonismo.

Combínalo con paredes blancas o revestimientos de colores suaves y piezas contemporáneas, consiguiendo una decoración elegante a la vez que fresca.

Están de moda las lámparas doradas y tipo “joya”, así como los marcos, espejos o piezas de mobiliario de mitad de Siglo XX con toques dorados.

No tengamos miedo a las piezas y colores a priori “clásicos” como el dorado. Como se puede comprobar en los ejemplos que hemos visto, es posible conseguir interiores muy sofisticados a la vez que actuales y atrevidos con este tipo de elementos. Hay que concienciarse de que el blanco no es la única solución: nuestros interiores piden algo más de protagonismo y carácter, frente al blanco que impera actualmente.

En cuanto a colores, dejemos de abusar ya del azul en tonos pasteles y verde aguamarina, demasiado utillizado actualmente en prácticamente todos los proyectos de viviendas, cafeterías o tiendas que buscan una estética nórdica o vintage. ¡Abramos pues las puertas de nuestros hogares a los nuevos colores que nos brinda el 2016!