Es un hecho que los jóvenes hablan de una nueva tendencia sexual. Entre ellos, murmuran sus encuentros sexuales a flor de piel. Sin embargo, existe un nuevo término que se impone con peso entre los adolescentes: Petting.

Se trata de una práctica enfocada en los sentidos y no en la penetración. Su objetivo, llegar al clímax con tan solo caricias, besos y otro tipo de estimulaciones. La imaginación, creatividad e iniciativa juegan un papel sumamente importante a la hora de practicar el Petting en la intimidad. Se puede optar por armar escenarios románticos, sensuales, rudos, dependiendo de lo que más le guste a la pareja.

Este término también es conocido como el juego previo antes el encuentro sexual. Sin embargo, la idea general de esta tendencia es encender una vez más la llama de la pasión, volviendo a conocer al otro para saber qué es lo que realmente le gusta en la cama, y así, en otros encuentros, dominar los movimientos para encontrar el máximo placer.

Para practicar el petting solo se necesita que ambos estén completamente concentrados, en un ambiente armónico y con todas las ganas de pasar un buen rato disfrutando el uno del otro.

Si ya son una pareja estable y se conocen perfectamente, todo será más fácil; pero sí por el contrario, son solo dos personas que quieren estar en intimidad, la mejor forma de empezar las cosas es hablando sobre cómo les gustan que los toquen o besen.

Una vez se domine y se entienda que volver a lo básico puede traer grandes beneficios, los encuentros sexuales serán más placenteros para la pareja.