La semana de la moda de Pekín presentó por primera vez en sus 20 años de historia un desfile de una diseñadora tibetana, Aj-Namo, una joven creadora que exhibió vestidos inspirados en su región natal, pero con toques actuales.

El elegante Hotel Pekín, el único que existía en la ciudad en la época maoísta, acogió esta semana decenas de desfiles de la temporada otoño-invierno, entre ellos el de la diseñadora Xiong Ying, quien hoy enseñó que los cortes orientales y occidentales pueden unirse y concebir algo nuevo y único.

Otra diseñadora que resalto en la pasarela fue , Aj-Namo, originaria de una región tibetana de la provincia de Sichuan, en el sudoeste de China, llegó a la fama como cantante y tiene su propia marca homónima, “AJ-NAMO”.

En la pasarela del ayuntamiento de Pekín, cerca de la Ciudad Prohibida y de la Plaza Tiananmen, la creadora subió al escenario modelos de la etnia mayoritariamente, pero también a jóvenes tibetanos.

 

Los modelos desfilaron con trajes que combinaron telas tradicional del Tíbet con diseños contemporáneos.

“Este desfile tiene un gran significado, ya que soy la primera tibetana”, dijo a AFP Aj-Namo.

“Los tibetanos tienen muchos creadores con talento, pero no hay un espacio para promoverlos. Espero que gracias a mi experiencia, más minorías étnicas, de tibetanos, especialmente modelos, tengan la idea de lanzarse”, explicó.