Las gaseosas light, los tés embotellados y las bebidas deportivas suelen ser comercializados como la opción indicada para quien desee bajar de peso o controlar su diabetes. Estos refrescos de dieta suelen ser saborizados con edulcorantes (endulzantes no calóricos) como sacarina, sucralosa y aspartamo. Los resultados de algunas investigaciones suelen ser contradictorios:

Un estudio realizado por la Universidad de Texas Health Center reveló que las personas que beben media lata de bebidas light al día aumentan el riesgo de obesidad en un 26.5%, mientras que para quienes beben más de una lata al día el riesgo aumenta hasta un 54%. Por esto y otras razones, si bien se recomienda la sustitución de las bebidas regulares por las light, la mayoría de los expertos recomiendan tener igual moderación con su consumo. las bebidas cero calorías, como los tés fríos y aguas de sabor embotelladas, no contienen azúcar pero generalmente vienen cargados con una enorme cantidad de sodio, mineral que se debe vigilar su consumo por su asociación con presión arterial alta y enfermedades cardíacas.

Otro factor importante es que las bebidas cero calorías, como los tés fríos y aguas de sabor embotelladas, no contienen azúcar pero generalmente vienen cargados con una enorme cantidad de sodio, mineral que se debe vigilar su consumo por su asociación con presión arterial alta y enfermedades cardíacas.

Tomar gaseosas dietéticas para satisfacer tu gusto por lo dulce puede entrenar a tu cerebro a desear más dulces. Por lo tanto, cuando comas un alimento naturalmente dulce, como fresas o plátanos, estas delicias pueden no parecerte lo suficientemente dulces.

Por otra parte, aunque los refrescos de dieta no contengan azúcar, si contienen otros ingredientes perjudiciales de las gaseosas comunes

  • El ph tan ácido de las gaseosas puede producir la gastritis, reflujo y acidez, también erosiona el esmalte natural de los dientes y favoreciendo la acumulación de bacterias formadoras de caries dentales.
  • El ácido fosfórico provoca que no se absorba bien el calcio provocando descalcificación y osteoporosis temprana.
  • El mismo acido fosfórico junto con el benzoato de sodio puede provocar problemas renales ya que estos causan crecimiento de piedras en los riñones.
  • La resina sintética de los refrescos también está en diversos plásticos asociados con el desarrollo de cáncer; ésta resina puede alterar el funcionamiento de las hormonas, provocando problemas de fertilidad y desarrollo prematuro en los niños.
  • Por otra parte se ha comprobado que el sabor de las gaseosas es adictivo