MEVIDAL
La candidata de Cambiemos se impuso este domingo en la carrera por la gobernación bonaerense con el 39,49% de los votos y asegura que la seguridad, la infraestructura y la educación serán los ejes de su gestión

Detrás quedaron el kirchnerista Aníbal Fernández (35,18%), el massista Felipe Solá (19,22%), el trotskista Néstor Pitrola (3,74%) y el progresista Jaime Linares (2,37%).

Vidal es la primera mujer que gobernará la provincia más grande y de mayor peso electoral en el país y no tiene descanso. Apenas horas después de que terminaran los festejos por su triunfo electoral, María Eugenia se levantó para ir a acompañar a Mauricio Macri en la conferencia de prensa, rumbo al primer ballotage presidencial de la historia argentina.

Lejos de lo que vaticinaba la mayoría de los analistas esta mujer casada hace 17 años con Ramiro Tagliaferro (44), intendente electo de Morón y madre de Camila (14), María José (12) y Pedro (7), decidió abandonar las nuevas propuestas de mercadotecnia política para afianzarse caminando el territorio de punta a punta “mis propuestas fueron escuchar más que hablar, la gente tiene las respuestas nosotros tenemos que llevarlas a cabo” “Yo sentía mucha confianza, porque fueron dos años de ir a la casa de la gente”, señaló en referencia a la larga campaña que realizó en el territorio bonaerense de cara a la elección.

Vidal y Tagliaferro se conocieron en la UCA, cuando ambos cursaban Ciencias Políticas. “Nos elegimos para formar una familia”, dicen estos dos militantes, que están unidos hace 17 años. Por estos días, si hay uno que manda en la pareja es María Eugenia: este domingo, Ramiro fue electo intendente de Morón. Y, al igual que su mujer, le ganó a un Sabbatella, el hermano de Martín, quien iba como vice de Aníbal Fernández. “

De niña pensaba llegar a ocupar un cargo de tal envergadura? ¿Cuáles eran sus sueños?

Siempre quise trabajar en algo en lo que pudiera ayudar a que la gente viviese mejor. Pensé en estudiar abogacía, o trabajo social, pero, cuando fui a anotarme a la facultad, me decidí por Ciencias Políticas. Estaba convencida de que la política debía servir para mejorarle la vida a la gente. “Mi papá es médico y el día que le dije lo que iba a estudiar me preguntó: ‘¿Y de qué vas a trabajar?’ (Sonríe )

Y como comienza su camino hacia las políticas públicas?

En el año 2000 ingrese a trabajar en la Fundación Grupo Sophia, un think thank orientado al análisis y al diseño de políticas públicas. Me desempeñe como directora del Área de Desarrollo Social, donde puse especial énfasis en la formulación y en la evaluación de programas sociales, en particular, los referidos a transferencias de ingresos, seguridad alimentaria y protección de la niñez. Paralelamente, tuve experiencias laborales en el Estado, como en la ANSES (en la gerencia general).

En el año 2002 conocí a Mauricio Macri, él había empezado a pensar en su candidatura a Jefe de Gobierno. En aquel momento, nos encargó (al equipo de trabajo que integraba María Eugenia Vidal ) un estudio sobre desarrollo social en la Ciudad. El día en el que presentamos los resultados, me preguntó si era capaz de implementar esas políticas y desde entonces, comencé a involucrarme en los equipos técnicos de Compromiso para el Cambio.

¿Cuáles son los temas que más le preocupan?

“El narcotráfico es uno de ellos. No estoy de acuerdo con ningún tipo de despenalización”, por otro lado quiero que en marzo de 2016 comiencen las clases sin problemas para lo cual pienso convocar a los gremios en lo inmediato”, enfatiza la flamante gobernadora.

Y como es su rol de madre?

Camila está entrando en la adolescencia, así que ya estamos teniendo nuestras diferencias, pero es un sol y nos llevamos bien. Soy de las mamás que creen que hay que poner límites, así que no siempre estamos de acuerdo. Soy bastante protectora, de estar muy pendiente, me gustaría darle más libertad pero con los problemas de inseguridad que estamos teniendo me da miedo que le pase algo. Mis hijos dicen que soy una antigua, que no entiendo nada.

¿Hace dieta?

Baje 15 kilos con Cormillot y me devolvió una imagen que buscaba pero la verdad es que en verano no hago dieta . El helado es mi perdición. La imagen me importa pero no me desvela.

¿Cuál es su arma de seducción?

(Larga una carcajada) No sé, ni idea, habría que preguntarle a mi marido. Yo no soy muy consciente de eso.

En el PRO hay varios millonarios. ¿Le gustaría ser uno de ellos?

No es mi caso, definitivamente. Me gustaría tener una seguridad económica que no tengo, pero no es lo que elegí. Aposté a otra cosa.

¿Qué excentricidad se permite?

No soy excéntrica. Cero. Soy sencilla, yo no me construyo. Soy una chica de Flores, de una casa común. Es lo que soy, no puedo construir un personaje.

Cuál es su mayor compromiso?

La provincia que se viene va a dejar de lado la confrontación para ir a un dialogo más honesto y comprometido donde todos se sientan parte. Siempre trabajé en equipo, y siempre hablé con todo el mundo. Tengo la convicción y la firmeza necesarias para poner el límite donde lo tenga que poner y para dar las batallas que tenga que dar.

El voto de la gente no es un cheque en blanco. La mejor forma de agradecerles su confianza va a ser priorizando los temas que nos importan a todos con una mirada de cambio que es la que eligieron los bonaerenses.

Ud. será gobernadora y su marido intendente de Morón ¿Cómo se siente?

“Es un orgullo que él (Ramiro Tagliaferro) sea el nuevo intendente de Morón”,

“Para mí es especial haber ganado en Morón, porque es el lugar que elegí para vivir hace diez años. Estoy muy contenta”.

Sera un trabajo personal llegar a casa y no hablar de trabajo, en la política es complejo aunque nosotros estamos acostumbrados, así nos conocimos y así vivimos siempre.

Sinceramente “Como mujer, no podría hacer política sin mi familia”, resalta ella.