Grandes empresarias, líderes y personalidades comparten una serie de prácticas diarias que les ayudan a tener un mejor rendimiento en su trabajo y posicionarse cada vez más como referentes a seguir. ¿Cuáles son?

En muchas ocasiones sobre las mujeres recae gran parte de las responsabilidades como directoras de empresas o moldeadoras de negocios empresariales, por la combinación perfecta entre su sensibilidad y su alto nivel de responsabilidad. Incluso, también se destacan porque son ellas quienes prestan un especial interés en mantener un equilibrio entre vida y trabajo, logrando ser exitosas en ello.

Aquí, Revista Li,  hizo una recopilación de lo que han señalado algunas publicaciones y personas expertas que se han dedicado a estudiar los hábitos de grandes mujeres que ocupan cargos directivos, que sean emprendedoras o grandes personalidades en cualquier ámbito.

1. Planean las tareas más difíciles para la mañana

La escritora Laura Vanderkam escribió su libro “I know how she does it” (Sé cómo lo hace ella), en el que recolecta los hábitos de mujeres que ganan cerca de US$100.000 al año y tienen altos puestos de trabajo o crearon empresas exitosas.

Destaca que las mañanas son los momentos más aprovechados, por lo que no le temen a madrugar para empezar desde muy temprano con sus labores. Ellas saben que los mayores picos de energía se dan entre las 8 y 10 de la maña, así que se organizan teniendo en cuenta este dato.

2. Piensan en 168 horas, no en 24

Pensar una semana, por días, es un error muy común. La mayoría de mujeres consideran prioridades por días, pero si llegasen a pensar en 168 horas, podrían tener un mejor manejo del tiempo y de las tareas pendientes tanto del hogar como del trabajo.

Según Vanderkam, teniendo en cuenta que trabaja 40 horas semanales con un promedio de ocho horas por noche para dormir, significa que usted todavía tiene 72 horas para otras cosas.

3. La lista de “cosas para hacer”

De acuerdo con Joana Brinjak, una tendencia muy común es escribir en papel o mantener una nota abierta en el computador o en el celular con un “to-do list” o lista de cosas por hacer. Las mujeres exitosas no se confían siempre de su memoria y hay cosas que pueden surgir mientras se están realizando otras.

La estrategia: reducir las tareas grandes en minitareas para poder completarlas con el paso del tiempo de forma más dedicada y detallista. Brinjak cita a Beverly Flaxington, escritora y coach de vida, quien dice “una lista ayuda a obligarte a estar al tanto y actualizarte sobre las decisiones que está tomando”.

4. Dan prioridad a la gente

Jaleh Bisharat, vicepresidente de Elance-oDesk, escribió una columna en el Huffington Post señalando los hábitos que tiene y que se dio cuenta que comparte con otras grandes personalidades.

Ella destaca la importancia de contar en su trabajo y en su vida con personas que le ayuden a crecer personal y profesionalmente así como el reconocimiento de que cada uno de ellos tiene cualidades, prioridades y defectos independientes.

5. Cada minuto cuenta

Esto, en términos profesionales, se traduce en que ellas tienen una percepción muy precisa de que “el tiempo es dinero”. Y si bien planear es importante, mientras planean buscan la forma de estar haciendo otra tarea, así sea administrativa. Es por eso que ellas pueden ser muy críticas en su hogar y en su trabajo sobre los espacios en los que ven a las personas “mirando al infinito”; incluso hasta mientras está conduciendo.

6. Priorizan la salud

El ejercicio o actividad física, así como una buena alimentación y las consultas al médico; hacen parte de la agenda de mujeres exitosas. Forbes realizó un artículo con los hábitos diarios de doce mujeres reconocidas en sus campos y la mayoría de ellas inician su día con rutinas de ejercicios y una alimentación que les permita tener energía durante todo el día.