Rosas Argentinas, Runas de Salta y Rosas sin fronteras fueron los tres equipos que participaron del Trophée Roses des Andes, la primer competencia Internacional 4 x 4 exclusiva para mujeres. Estas piloto, cuentan como salieron de su zona de confort para atravesar los limites de lo cotidiano  y reencontrarse con nuevas emociones durante una experiencia increíble.

Cuando una mujer decide un cambio en su vida no hay grises, sino por el contrario es capaz de cualquier cosa. Este es el caso de estas seis mujeres que por diferentes motivos  optaron  por subirse a una 4 x4 y atravesar las montañas entre salta y Jujuy. Desde afuera parece solo una experiencia divertida, pero lo cierto es que hay que aprender no solo a conducir bajo condiciones adversas, sino dormir en temperaturas bajo cero y en bolsa de dormir, tolerar los más de 4 mil metros de altura, comer lo que hay  y bajar los pantalones en el medio de la montaña porque no hay baños. Además de convivir bajo las reglas que impone la competencia con más de otras cien mujeres en su mayoría europeas.

 

 

Experiencia …

 

Contra el Cáncer de mama

Alicia Bagur, es médica, piloto del equipo 103, Rosas Argentinas, primer equipo argentino inscripto en la tercera edición del Trophée Rosas de los Andes (Un equipo  integrando por las dos médicas del Hospital Italiano, que se conocieron debido a tener que afrontar cáncer de mama ) ya que las dos ediciones anteriores tuvieron como participantes solo a equipos extranjeros.

Para Alicia la decisión pasó por transitar una experiencia diferente que combinaba una propuesta deportiva y solidaria. Esto sumado a representar a nuestro país e interactuar con mujeres de diversas edades, profesiones y nacionalidades fue el motivo de la impulso a proponerle a su amiga Patricia  y  animarse a cambar el rumbo de sus vidas ; “ para mi fue nuestro festejo personal de 10 años sin cáncer de mama, momento en que nos conocimos”.

Esperaba una experiencia diferente, cambiar la rutina y me pareció muy lindo que con esta propuesta pudiéramos recaudar fondos para apoyar a una fundación como la de equinoterapia del Azul de Salta. Pero encontré mucho mas, ya que afianzó mi amistad con Patricia luego de 6 días de convivir las 24 hs en situaciones al límite de la exigencia física ya que manejábamos de 7 a 9 hs, al llegar revisábamos la camioneta y solucionábamos problemas que hayan ocurrido para que estuviera a punto para el día siguiente, armábamos nuestra carpa, dormíamos muchas noches con temperaturas bajo cero, nos levantábamos al alba para desarmar la carpa, desayunar y volver a partir. Conocí a un grupo de mujeres fantásticas que nos unía la aventura que implicaba este rally, descubrí paisajes impresionantes de nuestro país y conocí a sus habitantes que poco tienen y son muy generosos.

“Los cambios son muy profundos, el saber que si uno se propone con pasión una meta se puede cumplir sea cual sea”. Siento una lazo difícil de describir con los habitantes del NOA a los cuales quisiera ayudar sobre todo a los jóvenes para que puedan estudiar y cumplir sus sueños.

Alicia y su copiloto fueron las primeras en volver a anotarse para este próximo año próximo, como el equipo 88. Una experiencia que para estas dos mujeres vale la pena repetir

 

Celebrando 20 años de amistad

Sonia Siminelakis es salteña,  licenciada en fonoaudiología y vive en pareja hace 17 años. Por diferentes motivos no pudo tener hijos. Trabaja con niños hipoacúsicos y es jefa de un centro de salud. Junto a Gabriela Vasconcellos (Diseñadora de interiores y hoy mama al 100%)  formo el equipo salteño

Decidí realizar el Trophee, por hacer algo diferente, una aventura desconocida, salir de la rutina. La verdad que me daba mucha incertidumbre y charlando con Gaby dijimos lo hagamos y lo hicimos sin pensar demasiado.

Encontré nuevas amigas que compartimos momentos fabulosos, me di cuenta que me gusta manejar, que puedo cambiar una rueda, que puedo cavar si nos plantamos, aprendí la solidaridad el ayudar al otro sin conocerlo, el comer cualquier cosa o no comer.

Cuando encontrábamos una casa en medio de la nada nos preguntábamos como viven las personas con tan poco para nosotros pero con tanto a la vez. Una vida sana sin maldad, en medio de la nada pero con la naturaleza en su plenitud. Eso me llenaba el espíritu.

 

En búsqueda de aventuras !!!

El equipo ROSAS SIN FRONTERAS – EQUIPO 105 integrado por dos mujeres del mundo financiero  que llegaron a la competencia, también en la búsqueda de un cambio; Cecilia Giordano y  Mariel Manzano

Cecilia Giordano de Toccalino es casada hace 22 años y tiene tres hijos de 18 19 y 20 años dos mujeres Lucia y Sofia y un varón Luca

Trabaja en un estudio contable en la Ciudad Bonaerense de Lujan,  y es una enamorada de los deportes sobre todo de aventura y montaña.

Según las palabras de Cecilia;  Estábamos en el vestuario del club Las Praderas de Lujan donde nos conocemos con Mariel ( Su copilo) hace ya más de 20 años y ella me comento que había leído en  el Diario  sobre una carrera 4×4 y que había pensado en mi para poder hacerla. Así que fue que enviamos un mail a la organización y nos respondieron al instante, cuando vi las ediciones anteriores la llame a Mariel y le dije no esperemos mas es algo re lindo para hacer!!

No sabia adonde realmente íbamos!! Hasta el dia que comenzó la carrera, porque si bien entrenamos bastante tanto las técnicas de manejo en distintas superficies, como la orientación con la brújula y todos los consejos de amigos que siempre vienen bien, no sabíamos bien que tipo de travesía iba a ser!!!

Encontré un grupo fantástico de gente apasionada por lo que hace, super organizada y cuidando de todos los detalles que sentí que iba a ser una experiencia única y maravillosa, muy rica sobre todo en valores, todo el grupo fue genial, todo el mundo bien predispuesto y con muchísimas energías para compartir!!

Que significo en tu vida esta experiencia?

Un desafío interesante en una etapa de mi vida donde  un alma inquieta busca este tipo de aventuras!!

 

ANÉCDOTAS DIVERTIDAS

 

Los salteños nos dijeron que para que la camioneta no se apune le ponían una cebolla en el filtro de aire. En la etapa maratón que llegaríamos a mas de 4000 metros decidimos ponerla. Se me ocurrió ponerla en la parte central del filtro, gran error que asumo. Cuando estábamos en un corte de ruta con el motor muy exigido por circular en baja la camioneta de paró. Nuestros escasos conocimientos de mecánica permitieron que revisemos entre otros el filtro de aire. Cuando encendía la camioneta, Patricia me decía que se estrangulaba la manguera que salía del filtro de aire. Lo abrimos y la cebolla no estaba … ¿? Se acercó la gente de la organización al ver la camioneta parada y al meter uno de ellos la mano en la salida de aire sacó la cebolla… La cara de ese francés mirando la cebolla y a nosotras y diciendo an onion! no la olvidaré en mi vida. Al sacar la cebolla la camioneta arrancó nuevamente.

(Alicia Bagur)

Estábamos practicando en el campo y nos quedamos encajadas asi que tuvimos que desinflar las gomas!! Mariel saca la tapita de a goma de dice: esta goma no se desinfla!!! Y solo faltaba una semana para ir a competir!! Jaja no teníamos idea como se desinflaban las gomas!!!

(Cecilia Giordano de Toccalino)

 

“Cuando doblábamos para acortar en algún camino ponía el guiñe, estando sola en medio de la nada”

Sonia Siminelakis

 

 

 

Estábamos practicando en el taller como se cambiaban las ruedas, nos explican como hacerlo y empezamos manos a la obra!!! Mariel y yo haciendo muchísima fuerza mientras cuatro caballeros nos miraban al costado de la ruta tomando mate!!! Fue una risa porque pasaba la gente y no entendía nada!!!

(Cecilia Giordano de Toccalino)