Lo cierto es que LinkedIn dejó de ser solo una red social profesional para la búsqueda de empleos. En el último tiempo comenzó a orientar su negocio a las ventas corporativas a través de una plataforma que permite contactar a ejecutivos de las empresas desde su perfil, para ofrecerles distintos bienes o servicios. Esta nueva unidad de negocios ya representa el 16% de la facturación a nivel global y es la que tiene mayor crecimiento. En Argentina, la utilizan 2000 vendedores y 500 clientes, sobre todo empresas de tecnología, logística, seguros y bancos.

“El crecimiento en la Argentina fue más grande que en otros países. Esta unidad de negocios se encarga de apoyar a las áreas de ventas corporativas de las compañías. La gente en LinkedIn  empieza por los currículums, pero estudiamos el comportamiento de los vendedores y los vemos muy conectados con la tecnología”, explicó Gustavo Pagotto, regional sales manager de LinkedIn para Latinoamérica.

Según la empresa, en Argentina hay 6 millones de usuarios de LinkedIn, de los cuales un 20% usan la red exclusivamente desde el celular y un millón ocupan cargos ejecutivos. A medida que ocupan cargos más altos, interactúan un 125% más que un usuario promedio. “Los vendedores percibieron que allí estaban sus potenciales clientes. A nadie le gusta recibir correos masivos o los llamados en frío que quieren venderle algo. También hay muchos millennials entrando en las compañías que quieren vender de otra forma sin tener que hacer 100 llamados por día”, agregó el ejecutivo.

“La gente se mete en LinkedIn para buscar trabajo en un primer momento, pero después solo queda el 20%  en una búsqueda laboral activa, el resto lo usa para networking. Es una red social de contenidos que está creciendo en otras líneas de negocios…Con el crecimiento de las compras online, se necesitarán cada vez menos vendedores pero más calificados”, destacó Pagotto.