Un estudio difundido ayer por el banco de desarrollo de América Latina-CAF asegura que, aunque los hombres siguen teniendo mayor capacidad de ahorro, las mujeres cabeza de familia tienen una gestión más eficiente de los recursos financieros del hogar.

 

El proyecto Determinantes Socioeconómicos de la Educación Financiera evaluó, mediante encuestas a hombres y mujeres en Bolivia, Ecuador, Perú y Colombia, tres factores: la participación en la economía del hogar, sus actitudes y conductas, que pueden o no ser favorables para el bienestar financiero y los conocimientos y conceptos financieros que domina.

 

Entre los países estudiados, las bolivianas se destacan como las más hábiles en las finanzas, lo que Diana Mejía, experta en inclusión financiera de CAF presume que podría ser debido “al fenómeno de las microfinanzas” que ha permitido que ellas hayan recibido microcréditos que las han empoderado más que a sus congéneres de otros países.

 

“A las mujeres les va muy bien en el indicador de economía del hogar, no muy bien en actitudes y conductas y mucho peor en el de conocimientos”, explicó.

 

CAF ahondó en el tema para entender si todas las mujeres mantienen el mismo nivel de “educación financiera” y demostró que no.

 

Las mujeres cabeza de hogar planifican a largo plazo y “son más emprendedoras” que otras mujeres que, por lo general, dice, “son más temerosas”. Además, las mujeres cabeza de hogar vigilan personalmente sus finanzas y son más ahorrativas.