A raiz del creciente debate sobre la conciliación laboral y familiar, ya son muchas las empresas que apuestan por dar mayor flexibilidad y mejorar las condiciones de trabajo de sus empleados. Y es que numerosos estudios demuestran que los trabajadores de empresas con políticas de conciliación son más productivos.

Un nuevo estudio de la Reserva Federal de Saint Louis que analiza 30 años de carrera profesional de mujeres, desvela que las madres con dos hijos o más a su cargo son más productivas que las mujeres sin hijos.

Para cuantificar la productividad, se analizó la cantidad de investigaciones publicadas por 10.000 mujeres que ejercen como profesionales académicas. Los resultados indican que las que no tienen hijos producen sustancialmente menos que las que son madres. La diferencia de productividad entre las mujeres con un niño y las que no tienen hijos es más moderada. Sin embargo, las madres con dos o más hijos a su cargo resultan -según el análisis- más productivas a lo largo de toda su carrera.

Capacidad de organización

La capacidad de organización de estas mujeres es determinante para su productividad y rendimiento profesional, según el estudio. Una opinión que comparte Stephanie Marko, CEO de Stikets, cuyo negocio online de productos personalizados para familias cuenta con una plantilla mayoritariamente femenina con hijos de menos de seis años. Las madres, afirma Marko, “tienen una elevada capacidad de planificación y organización del trabajo diario, y eso se traduce en un mayor rendimiento laboral”.

“La productividad de las madres también está directamente relacionada con las políticas de conciliación laboral y familiar”, asegura la experta. De hecho, el mismo estudio señala que los resultados se centran en mujeres que viven y trabajan en un entorno “privilegiado”. La paternidad fue planifaicada en la mayoría de los casos, y se beneficiaron de permisos y pagas de maternidad. Además, unas condiciones laborales óptimas les permiten dedicar recursos y tiempo al cuidado de niños sin renunciar a trabajar.

Conciliación desde el primer día

Para Marko, “la conciliación entre la vida laboral y familiar no es solo una cuestión de horarios, como se suele plantear erróneamente, sino que debe ser una idea transversal que se plasme de igual forma en los distintos ámbitos de funcionamiento de la empresa”. Para Stikets, desde el inicio, la responsabilidad familiar se situó como eje central de la cultura corporativa de la empresa. La propia Marko es madre de 3 hijos y defiende que “antes que cualquier otra cosa”, es madre. “Por eso Stikets debe ser una empresa donde una mujer pueda trabajar tranquilamente sin renunciar a las responsabilidades de ser madre”, sentencia.

A efectos prácticos, eso se traduce, por ejemplo, en que desde su nacimiento, Stikets ofrece una jornada laboral intensiva de 9 de la mañana a 5 de la tarde, coincidiendo con el horario escolar. Igualmente, todos los sistemas de Stikets están en la nube, lo que permite al personal trabajar desde casa si sus hijos están enfermos. Además, los padres y madres tienen flexibilidad para organizarse y pueden participar en actividades escolares o llevar a sus hijos al médico durante su jornada laboral.

La empresa también dispone de un espacio de juego para los más pequeños así como para hacer deberes, merendar o pasar un rato mientras sus padres trabajan. Igualmente, se organizan fiestas familiares para que los niños sepan donde trabajan sus padres y a la vez favorecer las relaciones entre familias. “No es una cuestión de aplicar medidas concretas sino de situar a las familias primero, así que, en caso de duda, la conciliación pasa por delante de todo”, explica Marko.