Unos tres mil 900 millones de habitantes, más de la mitad de la población mundial, carecen hoy de acceso a las tecnologías de la información y la comunicación (TIC), mientras avanza la conectividad global, enjuician expertos.

 

El asunto fue discutido durante esta semana por la Comisión de Banda Ancha para el Desarrollo Sostenible de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), durante una sesión especial en el contexto del Foro Económico Mundial en Davos.

Según evaluó la cita, urge acelerar las inversiones para lograr el acceso universal y asequible a las TIC, en concordancia con los Objetivos de Desarrollo Sostenible suscritos por la comunidad internacional de cara a 2030.

Representantes de la ONU, ministros y ejecutivos de la industria asistieron al debate que exhortó a los gobiernos nacionales a priorizar la conexión de banda ancha en países y regiones.

A juicio del secretario general de la Unión Internacional de Telecomunicaciones, Houlin Zhao, resultan necesarios nuevos modelos de inversión para desbloquear el poder de conectividad de las TIC e impulsar el crecimiento en la economía digital.

Los participantes en el evento reclamaron enfoques inclusivos que permitan reducir la brecha digital por cuestiones de género y analizaron alternativas para el financiamiento de la infraestructura de banda ancha, el fomento de negocios y la asociación entre países en función del desarrollo.

‘El acceso a banda ancha es asunto de liderazgo’, consideró la directora general de la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) y vicepresidenta de la Comisión de Banda Ancha, Irina Bokova.

Tres mil 900 millones de personas nunca han estado en línea y, por lo tanto, están excluidas de todo el conocimiento y de las oportunidades que ya son accesibles para casi la mitad de la humanidad, subrayaron en el intercambio.

La mayoría de la población sin acceso está integrada de manera desproporcional por mujeres, pobres y residentes en zonas rurales, recordaron los especialistas.