Por Marcela Temes I dirección@revistali.com

Según la Declaración Universal de los Derechos Humanos: “Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros”.  Sinceramente, este es mi principio vital y sobre ello, vivo, respiro, me inspiro, trabajo, amo y educo.

La definición de feminismo es contundente: “Ideología que defiende que las mujeres deben tener los mismos derechos que los hombres”. En contraposición, el machismo engloba toda actitud que muestra al hombre como un ser superior a la mujer por naturaleza. Por tanto, las propias definiciones indican que el feminismo no es lo contrario al machismo, sino la solución a él.  Pero también indican que el Machismo no es lo mismo que el Masculinismo.

El error está en pensar justamente en el feminismo como una contraposición al machismo, y creo que en esto se han equivocado muchas mujeres que, en un intento de salir a darle luz y visibilizar nuestros derechos, han manoseado el termino mostrándose tan violentas y atropelladoras como aquello mismo por lo que estamos luchando; entonces, ¿Son Feministas o Femichistas ?

Soy “feminista” porque desde el punto de vista biológico y lingüístico, el sexo femenino se define por la producción de un tipo de células reproductivas especializadas denominadas óvulos o gametos femeninos, que poseen la mitad de la información genética necesaria para generar un nuevo ser.

Es decir, lo FEMENINO me diferencia de lo masculino. Por esa razón FEMINISMO viene de FEMENINO, y MACHISMO viene de MACHO, no de MASCULINO.

Este error lingüístico provoca que muchas mujeres quieran salirse de esta corriente, ya que la percepción es que este feminismo de la nueva ola, pertenece más a un femichismo, que responde a una ingeniería social competitiva, en lugar de perseguir la igualdad.  Es decir sería una forma de lucha que da privilegios a las mujeres sobre los hombres.

Sin ir más lejos, ¿Porque las mujeres no nos levantamos cuando vemos a un hombre que lleva a un bebe en brazos y esperamos que sea otro hombre el que lo haga por nosotras? Esa sería una forma de comportamiento Femichista.

¿Por qué muchas mujeres renegamos del feminismo?  ¿Cuál es el modelo de mujer Feminista? Pareciera que sí hay un modelo de MUJER FEMINISTA con la que muchas mujeres , paradójicamente feministas, no nos identificamos, por el contrario huimos de ello.

“no quiero decirme feminista con un discurso machista”

Lo que digo es que no quiero decirme feminista con un discurso machista, y así como yo, seguramente muchas otras mujeres (lo siento Malena Pichot, tu discurso violento no me representa en absoluto, por el contrario me causa la misma repulsión que la actitud del macho que muestra sus genitales en la estación de un tren).

Así es que, la malinterpretación de la lengua hace que muchas mujeres comulguen en arrogantes y despectivos discursos excluyentes y hasta violentos, hacia otras mujeres.

Ayer se mostró a la mujer abnegada, sometida y postergada. Hoy se muestra a otra mujer; liberada, expuesta, luchando por sus derechos sin remera, gritando igualdad con los senos descubiertos, insultando a quien no está de acuerdo en  imprimirse el cuerpo con letreros o en realizarse un aborto . Probablemente lo que estoy escribiendo genere mucha controversia, pero siento que si no comenzamos a hablar con corrección todo lo que algunas  mujeres están haciendo, queda en contraposición con lo que algunas promueven a los gritos.

¡Ojo! No digo “No al aborto”, digo eduquemos.

Creo que hay solo una manera de educar e instar a la cultura y es con el ejemplo. El útero y la posibilidad  de procrear es la gran diferencia que tenemos con el hombre. Y no tengo claro si esta diferencia nos da el absoluto poder de decidir tener o no tener un hijo. Debemos entender que la igualdad de derechos no es la igualdad de género y que podemos ser iguales pero también diferentes. Que los derechos son Universales y que debemos trabajar para que se cumplan.

Justamente por que respetamos al hombre (y cuando digo hombre no digo macho), hablo de lo masculino  y la necesidad de tal vez educarlos ( y educarnos)  en una cultura de igualdad, más que salir a la lucha como una forma de aplastamiento hacia el otro.

Tal vez porque elegí ser madre a los veinte años, tal vez porque elegí nunca dejar la facultad, tal vez porque exigí entrar a la terapia intensiva a amantar a mis hijas mellizas, tal vez porque iba a trabajar a la radio y mientras todos sacaban sus papeles yo sacaba del armario una practicuna, tal vez porque tuve hijas mujeres e hijos varones, tal vez porque el trabajo siempre fue una pasión a la que no iba a renunciar,  y mis hijos y mi familia siempre estuvieron en mi corazón, es que puedo entender que tanto el feminismo como el masculinísmo ,solo pueden ser entendidos como una cuestión cultural de la que debemos hacernos cargo, y como empresaria, amante de los equipos mixtos, creo que cuando hay cultura, hay respeto y respeto es la convivencia de la IGUALDAD Y LA DIFERENCIA.

Respeto es la convivencia de la IGUALDAD y LA DIFERENCIA.

Entonces, ¿Qué es ser feminista? La igualdad no es un concepto. No es algo que deberíamos estar luchando. Es una necesidad y es una forma de educación y cultura por la que debemos trabajar.

Como dijo la prestigiosa periodista y escritora estadounidense, Gloria Steinem: “Una feminista es quienquiera que reconozca la igualdad y la plena humanidad en mujeres y hombres”.

Las abrazo, hasta muy pronto, en este mes que nos identifica y nos une por una cultura de igualdad !

Marcela Temes