Cada vez es más común observar nuevas tendencias tecnológicas que se van poniendo de moda. Sin embargo, muchas veces, hay una gran pregunta que pasamos por alto: ¿realmente son estas nuevas tendencias beneficiosas para nuestra vida? Aunque al momento de su estreno pueden verse como algo muy útil, es probable que con el paso de los años se descubra que algunas de estas modalidades o dispositivos, no son tan positivos como creíamos.

Por este motivo, decidimos hacer una guía con aquellas tendencias tecnológicas que no son tan saludables y útiles:

CIGARRILLO ELECTRÓNICO

Aunque algunas investigaciones han revelado que usar el vaping o cigarro electrónico es más seguro que los cigarrillos de tabaco convencionales, debemos tener en claro que estos dispositivos son tan nuevos que aún se desconoce cuáles son sus efectos a largo plazo.

Un estudio dirigido por investigadores del Centro Médico de la Universidad de Rochester, sugiere que algunos de los químicos y líquidos utilizados para agregar aromatizantes pueden ser riesgosos para la salud.

USO EXCESIVO DE LA PANTALLA

Esta es una de esas áreas donde aún no se han realizado suficientes estudios longitudinales para descubrir los efectos. Actualmente, muchas personas han manifestado su preocupación por el uso adictivo de los teléfonos inteligentes, especialmente entre la comunidad de jóvenes.

Varios estudios han afirmado que el uso excesivo de los medios audiovisuales digitales, ha desencadenado una ruptura de las relaciones interpersonales cara a cara, interfieren con el sueño, y en algunos casos, se relaciona con el aumento de la tasa de depresión.

¿Crees que sea tecnofobia por parte de la generación anterior o algo mucho más serio? La verdad nos gustaría saberlo, pero mientras tanto tomemos previsiones, como dice el refrán “todo en exceso, no es bueno”.

PARLANTES INTELIGENTES

Ya sea el inteligente Google Home, el Amazon Echo Spot o el fantástico Apple HomePod, actualmente casi todos tenemos una bocina inteligente.

Sin lugar a duda, el reciente escándalo de Cambridge Analytica que involucró a Facebook, nos permitió darnos cuenta de que los gigantes tecnológicos no solo tienen acceso, sino que además guardan y monetizan nuestros datos personales.

A medida que los parlantes se vuelven cada más inteligentes (se rumorea que el de Facebook incluye tecnología de reconocimiento facial), existe la posibilidad de que algún día lamentemos haber adquirido un dispositivo que “siempre está escuchando y hasta observando” lo que dice en nuestros hogares.

En el libro de George Orwell, Nineteen Eighty-Four, la historia explica como el gobierno obligó a las personas a instalar estos dispositivos. Pero en el 2018 ¡los compramos voluntariamente!

DESECHOS ELECTRÓNICOS

Hay una escena en la excelente serie Mad Men. en la que la familia Draper termina un picnic en el campo simplemente sacudiendo su basura en el suelo. La escena es impactante y muy graciosa, porque no muestra ninguna preocupación por el medio ambiente. Probablemente algún día miraremos de la misma manera a los desechos electrónicos. Cada año, se eliminan hasta 50 millones de toneladas métricas de desechos electrónicos.

Y aunque las empresas como Apple impulsan sus credenciales medioambientales, contradictoriamente también tratan de convencer a los usuarios de que “es necesario” cambiar o actualizar constantemente su hardware.

LAS CRIPTOMONEDAS

No estamos sugiriendo que esta solución de pago sea algo malo. La parte que preocupa son los efectos negativos que esta modalidad puede traer al medio ambiente. ¡Así como leíste! Aunque muchas personas lo desconocen, las operaciones de criptomonedas consumen una cantidad de electricidad increíble. Según un estudio, solo Bitcoin está en camino de usar más de 42TWh de electricidad este año: más que países como Nueva Zelanda y Hungría.

En términos de emisiones de CO2, equivale a 20 megatones, es decir, aproximadamente 1 millón de vuelos transatlánticos.

TIENDAS ON LINE

Debemos admitir que con el crecimiento vertiginoso de tiendas electrónicas como Amazon, hemos empezado a hacer nuestras comprar online, ya que ofrecen buenos precios, envíos rápidos y desde la comodidad de nuestro hogar.

Pero se nos olvida que si dejamos de comprar en tiendas físicas, muy pronto estas desaparecerán. ¿Te imaginas la calle de tu vecindario sin tiendas? Definitivamente sería triste además de la caída de grandes fuentes de trabajo.