Francia es el país que más impulsa el liderazgo femenino en sus empresas, seguido de Estados Unidos. ¿Por qué? ¿Qué empresas son punta de lanza en equidad de género?


Europa adelanta a Estados Unidos en el número de mujeres que dirigen empresas, dentro del abanico de las 200 firmas más grandes del mundo.

Así lo informa, contundente, el último estudio realizado por el Comité Internacional de Mujeres Directivas (Corporate Women Directors International, CWDI), que lidera Francia, pues las mujeres representan 29.7% de los cargos directivos de las grandes empresas, mientras que en todo Estados Unidos alcanzan sólo 22.5%. En la clasificación de todas las empresas de la lista Fortune Global 200, la tasa promedio de mujeres directivas es de 17.3%.

“Francia es un ejemplo para muchos países que buscan desarrollar el papel de la mujer en el liderazgo. El aumento significativo en el número de mujeres en los consejos de las empresas francesas demuestra que es posible acelerar el movimiento; la voluntad está ahí”, dijo Irene Natividad, presidenta de CWDI, durante una conferencia realizada en París al cierre del Global Summit of Women 2014.

Este aumento en Francia es el resultado directo de la ley aprobada en 2010 acerca de la paridad, como en otros países de la Unión Europea, que exige a las empresas elevar a 30-40% la proporción de mujeres en sus órganos de gobierno. Noruega, que fue pionero al legislar esto en 2008, ya ha alcanzado una tasa de 40% de mujeres que se sientan en un consejo de dirección.

Muy rápidamente se han unido a esta tendencia España, Países Bajos, Islandia, Italia y Bélgica. El fenómeno no se limita a Europa, ya que Malasia también ha decidido introducir cuotas, que entrarán en vigor en 2016.

Incluyendo otros 16 países que votaron a favor de las cuotas para las mujeres en consejos de administración de las empresas públicas, actualmente 22 naciones utilizan esta política. En esta misma corriente le siguen India (para las sociedades cotizadas en la bolsa) y Emiratos Árabes Unidos (para las empresas nacionalizadas), que recién promulgaron leyes que exigen la presencia de al menos una mujer en su junta directiva.

Este hecho también se ha visto estimulado por la integración de las obligaciones de paridad o la diversidad en el código de gobierno corporativo en varios países de Europa, una iniciativa que desde entonces ha sido emulada en otros continentes. Esta estrategia ya ha seducido a 24 países que eran reticentes a la idea de establecer cuotas. En Australia, las obligaciones impuestas a las sociedades cotizadas en bolsa han promovido el aumento de las mujeres directivas de las empresas del ASX 200. Esta tasa se ha elevado en 10 años de 8.6% a 18.1%, sin que fuera necesario establecer una política de cuotas.

Entre las empresas que figuran en la lista Fortune Global 200, del estudio realizado por el CWDI en 2014, se observa que aquellas ubicadas en los países que han optado por la estrategia de las cuotas tienen un grado más elevado de mujeres dirigentes (24.3%) que la media de las empresas que operan en un área similar (17.3%).

Los dos países con el mayor incremento desde 2004, fecha en que CWDI comenzó a estudiar la representatividad de las mujeres en consejos de administración de las empresas del Fortune Global 200, son los que adoptaron cuotas: Francia, que aumentó de una tasa de 7.2% a 29.7%, e Italia, de 1.8% a 25.8%.

Del mismo modo se observa que entre las empresas que figuran en la lista Fortune Global 200, las sociedades que operan en los países que promueven la paridad se muestra una mayor tasa de directivas (23.2%), con respecto a las empresas cuyo código de gobierno corporativo está desprovisto de tal recomendación.

“Las cuotas funcionan. Del mismo modo, la inclusión del concepto de la diversidad de género en los códigos de gobierno corporativo ha sido probada. Sin embargo, sería contraproductivo pensar que las mujeres pueden entrar de forma natural a los consejos directivos y esperar que las cosas sucedan por sí solas”, enfatizó Natividad.

Las tres economías más poderosas del mundo: Estados Unidos, China y Japón, son también las que presentan los menores incrementos en la proporción de mujeres en los consejos directivos. Entre todas, las tres naciones poseen más de la mitad de las 200 empresas más grandes del planeta. Sin embargo, ninguno ha adoptado una estrategia proactiva para mejorar, a escala nacional, el número de mujeres en sus juntas directivas. Si lo hicieran, la proporción de mujeres en los órganos de gobierno de las empresas de la lista Fortune Global 200 aumentaría considerablemente.

El Top 10 de los mejores aprendices en materia de paridad está liderado por Francia y Estados Unidos. Mientras que en 2004 Estados Unidos se podía enorgullecer de colocar 20 empresas en un ranking de 27, ahora sólo ocho permanecen en el Top de 2014, que también lidera Francia con siete empresas. Por primera vez en 10 años, Italia se ubica en el Top con tres firmas: Generali, Enel y Eni, que representan más de 30% de mujeres en sus consejos de administración. Hace una década, nadie hubiera concebido que una empresa transalpina pudiera considerar un día tal modelo de paridad. Tuvo que establecerse la ley de cuotas para que el cambio sucediera.

La composición de la lista Fortune Global 200 ha evolucionado de manera significativa en un intervalo de 10 años. En 2014, casi un cuarto de las empresas consideradas como las más influyentes en el mundo provienen de países emergentes, con China a la cabeza. Debido a la situación de las mujeres en la sociedad y la tradición asiática, estos países tienen la proporción más baja de mujeres que desempeñan funciones en los órganos de gobierno, haciendo caer los resultados generales que podrían haber mejorado, dados los progresos realizados por los países europeos.

Las empresas de este bloque económico han puesto un plazo a la hegemonía de las empresas estadounidenses en la lista Fortune Global 200, que pasaron de 78 a 58 en el espacio de 10 años.

La mujer tiene hoy, más que nunca, un rol importante en el avance de las empresas y el mejor desenvolvimiento en la sociedad.

Las compañías y países con mayor porcentaje de mujeres en sus consejos directivos 2013, en la lista Fortune Global 200 (al 31 de marzo de 2014), son:

1. Statoil de Noruega, con 5 mujeres de 10 directivos (50%)
2. Procter & Gamble de Estados Unidos, con 5 mujeres de 11 directivos (45.5%)
3. Société Générale de Francia, con 6 mujeres de 15 directivos (40%)
4. PepsiCo de Estados Unidos, con 5 mujeres de 13 directivos (38.5%)
5. BNP Paribas de Francia, con 6 mujeres de 16 directivos (37.5%)
6. McKesson de Estados Unidos, con 3 mujeres de 8 directivos (37.5%)
7. Saint-Gobain de Francia, con 6 mujeres de 16 directivos (37.5%)
8. Assicurazioni Generali de Italia, con 4 mujeres de 11 directivos (36.4%)
9. AXA de Francia, con 5 mujeres de 14 directivos (35.7%)
10. Unilever de Países Bajos, con 5 mujeres de 14 directivos (35.7%)
11. Verizon Communications de Estados Unidos, con 5 mujeres de 14 directivos (35.7%)
12. Wells Fargo de Estados Unidos, con 5 mujeres de 14 directivos (35.7%)
13. Deutsche Bank de Alemania, con 7 mujeres de 20 directivos (35%)
14. Allianz de Alemania, con 4 mujeres de 12 directivos (33.3%)
15. Enel de Italia, con 3 mujeres de 9 directivos (33.3%)
16. Eni de Italia, con 3 mujeres de 9 directivos (33.3%)
17. Fannie Mae de Estados Unidos, con 4 mujeres de 12 directivos (33.3%)
18. GDF Suez de Francia, con 6 mujeres de 18 directivos (33.3%)
19. ING Group de Países Bajos, con 4 mujeres de 12 directivos (33.3%)
20. Pfizer de Estados Unidos, con 4 mujeres de 12 directivos (33.3%)
21. Target de Estados Unidos, con 4 mujeres de 12 directivos (33.3%)
22. Total de Francia, con 5 mujeres de 15 directivos (33.3%)
23. Woolworths de Australia, con 3 mujeres de 9 directivos (33.3%)
24. Zurich Insurance Group de Suiza, con 3 mujeres de 9 directivos (33.3%)
25. Peugeot de Francia, con 5 mujeres de 16 directivos (31.3%)