Las finanzas personales requieren de una determinada organización para evitar cualquier traumatismo o desequilibrio que pueden terminar en angustiosos problemas económicos; es por eso, que existen métodos sencillos para evitar cualquier lío económico, elaborando un presupuesto familiar con el fin de ordenar las finanzas.

 

Trata las finanzas en familia

Lo primero para tener en cuenta es una herramienta básica para dar inicio a este trabajo, dicha herramienta puede ser una libreta de apuntes o un cuaderno, incluso para los más avanzados una página Excel. La idea es que dicha herramienta deberá estar disponible en todo momento para ejecutar alguna revisión y hacer los debidos registros. Una vez teniendo dicha herramienta donde se ha de registrar toda la información de los gastos e ingresos en un mes, es conveniente para ello disponer de dos columnas a fin de indicar en cada una el dato que corresponda.

Lo primero para tener en cuenta es una herramienta básica para dar inicio a este trabajo, dicha herramienta puede ser una libreta de apuntes o un cuaderno, incluso para los más avanzados una página Excel.

Ahora bien, es básico en el momento de hacer el registro saber discernir entre lo que son tus ingresos fijos como por ejemplo, el sueldo, pensión de jubilación, dinero por otras rentas y, están llamados los ingresos variables aquí cabe las horas extras, premios, comisiones, inversiones, colaboraciones o trabajos independientes, con estos datos permite tener una idea más precisa o acertada de cuánto dinero se logra percibir.

Hay un paso que de acuerdo a los estudiosos del tema es el más complejo, de ahí que se deberá ser lo más riguroso y preciso posible. Y es identificar los gastos, la idea es escribir los gastos fijos por ejemplo, el alquiler o hipoteca, la mensualidad escolar, los servicios básicos, impuesto del hogar, impuesto vehicular, gasolina, transporte, tarjetas de crédito, incluyendo también los gastos variables, como: alimentación, limpieza y aseo, útiles de estudio y los gastos extras viajes, regalos, vacaciones, salidas, cine, entretenimiento, ocio, etc. si hay un orden y precisión en los datos que se registran se puede observar el nivel de gasto que se tiene al mes. Una vez realizada esta operación y se tenga en cifras numéricas los ingresos y egresos (gastos), deberá hacer un balance. Y si tus gastos superan los ingresos, entonces puedes estar en saldo rojo o llamado déficit, por lo que urgirá hacer un recorte en gastos variables o extras o aumentar los ingresos para lograr equilibrar las finanzas y no ir a colapsar en tus cuentas. Sin embargo, si el balance indica todo lo contrario a esta primera situación, el dinero restante en ingresos podrás destinarlo al ahorro que varía entre el 5% y el 10% de tu sueldo y el cual servirá para más adelante en futuras inversiones.

No se olvide que el objetivo principal que se busca al ordenar las finanzas es lograr que los ingresos cubran gastos, incluyendo también los ahorros.

El presupuesto familiar es un documento donde se proyecta futuros ingresos dinerarios como por ejemplo, los ingresos que se obtendrá a través del empleo o los negocios y los futuros egresos dinerarios, por ejemplo, gastos implicados en cubrir cada una de las necesidades familiares o en el pago de deudas contraídas.

Siendo así, el objetivo principal al elaborar el presupuesto familiar es tener un control mayor de los egresos, procurando en gran medida que la diferencia entre los ingresos y egresos sea la medida media en lo mayor posible.

De ahí que entre las principales recomendaciones que hacen los asesores financieros sea elaborar un presupuesto familiar para buscar la estabilidad financiera del hogar y salir de deudas, ahorrar dinero para la jubilación o la compra de una casa u otro objetivo económico.