El mundo de la tecnología marca tendencia en muchos aspectos, pero no lidera en cuanto a la participación femenina en sus empresas, a pesar de que el rol de la mujer en Internet, su integración como fuerza de consumo de tecnología y su activa participación en las redes sociales viene creciendo año a año.

Según un estudio que Pew Research realiza desde 2009, las mujeres aumentaron su participación en las redes sociales hasta dominarlas: ellas lideran en servicios como Tumblr, Facebook, Instagram o Pinterest, con la sola excepción de LinkedIn; actúan más tiempo en ellas, usan más los dispositivos móviles para acceder, consumen más noticias, interactúan más con las marcas y aceptan más ofertas que los hombres (53% vs 36%), según destaca en un reporte Finances Online, que recopila datos de Pew y Nielsen. Así las cosas, las mujeres son las que marcan estas tendencias online.

Entre las ejecutivas, el incremento de su uso se disparó y resultó clave: según un estudio de The Women Presidents’ Organization, basado en 250 mujeres líderes de compañías, el 40% considera que su crecimiento se basaba en los esfuerzos empleados en las redes sociales.

Según un estudio que Pew Research realiza desde 2009, las mujeres aumentaron su participación en las redes sociales hasta dominarlas: ellas lideran en servicios como Tumblr, Facebook, Instagram o Pinterest, con la sola excepción de LinkedIn; actúan más tiempo en ellas, usan más los dispositivos móviles para acceder, consumen más noticias, interactúan más con las marcas y aceptan más ofertas que los hombres (53% vs 36%), según destaca en un reporte Finances Online, que recopila datos de Pew y Nielsen. Así las cosas, las mujeres son las que marcan estas tendencias online.

Entre las ejecutivas, el incremento de su uso se disparó y resultó clave: según un estudio de The Women Presidents’ Organization, basado en 250 mujeres líderes de compañías, el 40% considera que su crecimiento se basaba en los esfuerzos empleados en las redes sociales.

Si a esto se suma que la mujer sigue siendo la principal tomadora de decisiones de compras en el hogar (el 86% de las latinas en Estados Unidos, por ejemplo, según Nielsen), se entiende rápidamente por qué este creciente sector de las mujeres “tec” se ha convertido en un objetivo que impacta directamente en las estrategias de marketing y ventas de cualquier compañía de consumo masivo.

Detrás de la pantalla, asoman las líderes (pero muy lentamente)

Si consideramos que tecnología es sinónimo de cambio, está claro que la influencia femenina no debe ceñirse exclusivamente a un uso elevado de las redes sociales. El mundo empresarial con base tecnológica necesita de ideas frescas, múltiples miradas y nuevos acercamientos a determinados problemas. En mi experiencia, equipos diversos e innovadores, de distintas procedencias y género conforman las mejores redes de trabajo.

 

Pero el largo camino ganado por las mujeres en materia de igualdad, no se ve reflejado aún en las empresas tecnológicas: en Europa y Estados Unidos la presencia de mujeres en el sector no supera, en general, el 25%. En el Viejo Mundo, apenas 9 de cada 100 desarrolladores de aplicaciones son mujeres y sólo hay un 19% de directivas y de emprendedoras. Por su parte la Universidad de Stanford (Women in Technology), indica que en Silicon Valley, las mujeres ganan 50 por ciento más que en otras áreas, pero apenas un tres por ciento de las empresas tecnológicas son iniciadas por ellas y están ausentes en casi todos los equipos de administración.

Para peor, muchas de las que ingresan al sector… se van: el estudio internacional Why Women Leave IT (Universidad de Wisconsin-EE.UU.), indica que el porcentaje de mujeres que abandonan las empresas tecnológicas es el doble que el de hombres, a causa de “Las condiciones de trabajo” (30%) y la (poca) “integración con la vida personal” (27%) como principales factores.

 

Mis dos hijas pronto van a tener decidir su destino profesional, una carrera, un sector donde desarrollarse. Pero como padre, primero, y ejecutivo del mundo de la tecnología, después, no puedo dejar de preocuparme al pensar que las mujeres puedan percibir que hay carreras o sectores donde no pueden desarrollarse plenamente, no puedan triunfar, no puedan dejar su marca y su impronta.

 

Afortunadamente, detectada esta situación, tanto en Estados Unidos como en Europa (Every Girl Digital) se iniciaron campañas para impulsar a las jóvenes a dirigir sus estudios y su vida profesional hacia las TIC. En México, un comité representado por empresas del sector buscará lo mismo.

 

Es necesario dar visibilidad a las profesionales de las TIC que resulten atractivas para sus pares, convirtiéndolas en modelos que impulsen a las mujeres a iniciar estudios de tecnología desde la secundaria. Una mayor presencia de líderes femeninas en las grandes empresas del sector podría favorecer y motivar a las mujeres jóvenes a estudiar estas carreras.

 

Los casos, afortunadamente, existen: En el último tiempo, ejecutivas como Sheryl Sandberg, COO de Facebook; Marissa Mayer, CEO de Yahoo; Ginni Rometty, CEO de IBM; Meg Whitman, CEO de HP o Joanna Weidenmiller, CEO y co-fundadora de 1-Page, han cobrado notoriedad en el medio y expresado la necesidad de formar un entorno corporativo que posibilite el éxito femenino.

 

Un buen argumento para el sector, es que las empresas de base tecnológica lideradas por mujeres son más eficientes en lo financiero, consiguen un retorno de la inversión un 35% mayor y generan un 12% más de beneficios que las startups puestas en marcha exclusivamente por hombres, según datos preliminares de un estudio de la Universidad de Stanford y Kauffman Foundation, sobre encuestas a 500 emprendedoras tecnológicas dentro y fuera de Estados Unidos

Las perspectivas en relación al rol de la mujer deben presentarse cada vez más atractivas, especialmente dentro de un sector donde la competencia es feroz. Mujeres inteligentes que lideran sus propias startups, que dirigen empresas de éxito y conforman una fuerza laboral diversificada en tecnología, proponen nuevas miradas y enfoques, que se traducen en nuevos comportamientos digitales y experiencias online. Algo esencial, que permite renovar los estándares clásicos de un sector donde el futuro, en parte, depende de este cambio.

 

Por Roberto Ricossa, VP de Marketing de las Américas de Avaya.