Según estudios  realizados en diversos países, el agua embotellada de reconocidas marcas está contaminada con partículas de plástico cuyos peligros para la salud aún se desconocen. Científicos chequearon el agua de más de 250 botellas en nueve países (Brasil, México, China, Estados Unidos, India, Indonesia, Kenia, Líbano y Tailandia), bajo las coordenadas de Sherri Mason, profesora de la Universidad Estatal de Nueva York en Fredonia, de acuerdo con un resumen del estudio publicado en la plataforma periodística Orb Media.

Se halló plástico en el 93% de las muestras de agua embotellada de marcas como Evian, Aqua, Aquafina, Dasani, Nestle Pure Life y San Pellegrino. Entre los restos de plásticos encontraron partículas de polipropileno, nylon y tereftalato de polietileno (PET), usado para hacer tapas de botellas. En promedio, los investigadores encontraron en las botellas de un litro de agua 10,4 partículas de una medida cercana a los 0,10 milímetros. Las partículas más pequeñas eran más abundantes: 314,6 por litro de agua de media.

“Creo que estos vienen de los procesos de embotellamiento, y creo que la mayor parte proviene de la misma botella, de su tapón y del proceso industrial de embotellamiento… Hay una relación con ciertos tipos de cáncer, con la disminución de la cantidad de espermatozoides e incluso con el aumento de algunas enfermedades como el trastorno del déficit de atención o el autismo”, declaró Mason.

Según la experta en microplásticos, se ha determinado que estas diferentes afecciones están relacionadas con la presencia de productos químicos sintéticos en el medio ambiente. Un estudio previo publicado por Orb Media, ya había mostrado que en el agua de grifo también estaban presentes partículas de plástico, aunque en cantidades más pequeñas.

Jacqueline Savitz, directora para América del Norte de Oceana, una ONG que lucha contra la contaminación del océano, dijo que el estudio proporcionaba una razón más para limitar la producción de botellas de plástico: “Es más urgente que nunca hacer que las botellas de plástico sean cosa del pasado”, declaró Savitz.

Por su parte, la Federación Nacional de Agua Envasada y Embotellada (FNECE) de Francia aseguró en un comunicado que el agua producida y vendida en Francia era  de la más alta calidad. El organismo subrayó que no existía una metodología oficial para analizar microplásticos ni un consenso científico: “Las micropartículas de plásticos están presentes en todo el medio ambiente, lo que puede alterar los resultados de los análisis si no siguen un protocolo extremadamente riguroso”, dijo la federación.

Nestle aseguró que todas sus aguas embotelladas son seguras para beber: “Hasta la fecha, no hemos encontrado microplásticos en nuestros productos más allá de un nivel de rastreo”, señaló la empresa. Además, invitó a Orb Media a discutir sus respectivas metodologías de prueba y examinar sus resultados emergentes: “Estamos listos para colaborar con otros para desarrollar aún más la robustez y estandarización de los métodos de prueba para micro plásticos y proporcionar mayor seguridad para los consumidores”, añadió.