IL Principauté de Monaco, Ocupa el segundo puesto como país más pequeño del mundo, tras el Vaticano, y a su vez es el país más densamente poblado. Está situado entre el Mar Mediterráneo y Francia, en la Riviera francesa, también llamada la Costa Azul junto a Saint Tropez y Cannes.

Sin embargo, como decía un embajador veneciano a un colega que ironizaba sobre el pequeño tamaño de su estado, « Los paises no se miden, se pesan » y desde la antigüedad, la Rocca de Monte Carlo ha tenido un peso importante por su posición estratégica.

Resultado de imagen para museo oceanografico de monaco

Mónaco antiguamente Fraxinetum, era un famoso nido de piratas sarracenos hasta finales del siglo X D.C. Desde entonces, los numerosos promontorios escarpados que recorren la costa, incitaron a una turbulenta nobleza a edificar castillos fortificados. En el siglo XII, el emperador Federico I “Barbarroja” concedió a la República de Génova algunos derechos sobre el litoral próximo a Niza. Entre las primeras familias de Génova se encontraba la de los Grimaldi, cuyos miembros se interesaron por el excelente puerto que constituía Mónaco, y por el cabo rocoso que lo dominaba.

Resultado de imagen para monaco

En 1297, Francesco Grimaldi puso los ojos sobre Mónaco y decidió establecerse allí permanentemente. Según la tradicional leyenda, Francesco y sus hombres habían conseguido introducirse en el castillo de Mónaco, disfrazados de monjes franciscanos y, mediante ese engaño, se hicieron con la plaza fuerte. De ahí que dos monjes franciscanos sean representados sosteniendo el escudo de armas de Mónaco, escudo que no es más que el de la familia Grimaldi.

Elegir como destino Mónaco es  como animarse a vivir todo aquello que imaginamos en un lugar mágico y encantado. La gran variedad de actividades que podemos realizar sumados a la belleza de sus costas y a sus casi 300 días al año a puro sol, nos aseguran disfrutar sus playas sin ningún inconveniente.

Resultado de imagen para Mónaco,

Por otro lado, la  enormidad de museos que nos ofrece lo hace un destino cultural al máximo. Un claro ejemplo de ello es el Museo Oceanográfico y Acuario, el cual asombra no sólo por la magnífica exposición interior, donde las colecciones del museo y los especímenes del acuario lo hacen un lugar único, sino que de entrada nos deslumbrará el Palacio Principesco, sitio donde se alojan los mencionados lugares y que posee una fachada considerada una obra de arte arquitectónica de las más importantes a nivel mundial.

La Catedral de Mónaco, una impresionante construcción de estilo románico bizantino, construido en el año 1875 es una edificación  realizada con piedras blancas de La Turbie, lo que hace resaltar aún más la belleza del mencionado lugar.

Resultado de imagen para Catedral de Mónaco,

Para los más aventureros, es recomendable dirigirse a la zona montañosa de Mónaco, a una hora de viaje. Allí  se puede  disfrutar de excelentes sitios donde poder practicar esquí, y de paso disfrutar de un paisaje simplemente maravilloso, por donde se lo mire. La majestuosidad de las montañas, sumadas a la nieve y el entorno en general, nos hará pasar momentos más que agradables.

Mónaco es un destino ideado para deleitarse como sea. Sólo, en pareja o en familia, el Principado nos ofrece amplias posibilidades para disfrutar del país. Además existe la posibilidad de cenar en algunos de los restaurantes de mayor renombre mundial, que aunque parezca lo contrario, no son caros en absoluto. Estos son algunos de los motivos que encontramos para visitar Mónaco, aunque una vez allí, tendrán la posibilidad de realizar múltiples actividades en un lugar idílico.

Resultado de imagen para restaurantes de Mónaco,

Pero además de ser un lugar de placer, con 80.600 millones de euros de activos gestionados por 39 establecimientos bancarios y 45 sociedades de gestión, el Principado de Mónaco es un lugar financiero internacional de primerísimo orden. Sus ventajas: una fiscalidad moderada y la confidencialidad de las informaciones, todo ello participando activamente en la lucha contra el blanqueo de capitales y el terrorismo.