Darys Estrella Mordán es oriunda de San José de Ocoa, República Dominicana. Reconocida como profesional,  ha cultivado una larga y exitosa carrera que la ha llevado desde trabajar en empresas como Goldman Sachs & Co. en Nueva York hasta ser la gerente general en la Bolsa de Valores de la República Dominicana. Asimismo, su sobresaliente trayectoria le ha permitido entrar en contacto con personalidades como Richard Branson y Steve Forbes. Estrella también comparte sus conocimientos y experiencia en charlas motivacionales y ahora en su nuevo libro “El hierro que forjó a la dama”, que circula desde el 20 de marzo y que ya está disponible en Amazon.

 

Ella no eligió ser financiera, en lo absoluto, las finanzas la eligieron a ella. Sin la seguridad de lo que quería hacer, al culminar la universidad, Darys Estrella llegó a ese mundo (Walt Street) por accidente, quizás uno de los mejores de su vida profesional y puede que personal, porque a partir de ahí, su vida cambió para siempre. Luego de varios años brillando en el universo de las inversiones, decidió iluminar la vida de otros a través de sus conferencias de motivación y de una inspiradora propuesta editorial: El hierro que forjó a la dama

Actualmente dirige la Bolsa de Valores de la República Dominicana como Gerente General (CEO), cargo que  asumió luego de trabajar en la prestigiosa firma Goldman Sachs & Co.,  durante el año 2007.

En un mundo básicamente dominado por los hombres, ¿Cómo se siente una mujer?

No cabe dudas, habrá ocasiones en las cuales se sentirá como pez fuera del agua. Pero estoy convencida que también tiene muchas ventajas. Durante quince años trabajé en Wall Street, ocho de ellos dedicados a los mercados emergentes, cubriendo Latinoamérica. En mis frecuentes visitas a la región, casi en un cien por ciento yo era la única mujer en el salón. Tenía claro que todos recordarían lo que yo dijera, precisamente por ser la única mujer presente. ¿Cómo lograba yo el respeto de aquellos hombres, funcionarios o empresarios, que, por su edad, podían ser mis abuelos. Pues, antes de realizar una visita a un país determinado, me preparaba, me informaba sobre lo que pasaba en su mercado local, aprendía sobre sus productos financieros. Y, lo más importante, cuando tenía una opinión, me aseguraba de expresarla con firmeza y seguridad. Me ganaba el respeto de los presentes, porque ellos se convencían que yo sabía de lo que hablaba. Hacía esto siendo agresiva, pero sin perder nunca mi femineidad. No creo necesario “actuar” como hombre para que te respeten; sólo hay que ser muy profesional.

Resultado de imagen para Darys Estrella

Como mujer ¿cuáles retos ha tenido que enfrentar para llegar a ser la gerente general de la BVRD?

Los retos principales han sido el ser mujer, latina y el ser joven, en un mercado dominado por hombres anglosajones de mayor edad. Con algo más de veinte años de edad, ya me reunía con Presidentes de los diferentes países, con los Gobernadores de los Bancos Centrales, con los Ministros de Hacienda y con los grandes empresarios. En esos primeros años, cuando esta gente me conocía, la expresión en sus rostros parecía decir “Esta se ha equivocado de salón.” Igual me pasó en más de una ocasión al conocer personalmente a un cliente al que ya había tratado en frecuentes conversaciones telefónicas. No podían ocultar su cara de asombro al ver a esta mujer joven, pequeña, y que, como ellos decían, no parecía haber alcanzado la mayoría de edad. Esto lo enfrenté con humor, porque siempre he tenido confianza en mi misma. Estoy segura de lo que se, pero tengo la humildad de admitir que no siempre tengo una respuesta.

 

¿Piensa que el género femenino se interesa en estos temas económicos?

De manera consciente, quizás no. Sin embargo, en sus actividades cotidianas existe un fuerte fundamento económico. En su mayoría, las mujeres administran los hogares, invierten en la familia, compran, consumen, crean y esto las involucra de forma directa en la dinámica de la economía.

Creo necesario incentivar a la mujer a interesarse de manera consciente y entender el impacto que ellas mismas tienen en el sistema. Esto generaría un mejor aprovechamiento de sus propios recursos.

¿Sus “reglas de oro” para alcanzar el éxito?

Lo primero es entender que el éxito tiene diferentes significados para cada quien. Debes definir lo que significa el éxito para ti. Encuentra un trabajo que te apasione, que no se sienta que estás trabajando.

La vida es muy corta para desperdiciarla, así que no te quedes ahí parada y aprovecha cada oportunidad que se presente. Siempre ten confianza en ti misma.

Si no crees en ti, ¿Cómo pretendes que los demás lo hagan?

Nunca vendas tu alma. Los errores en la vida son un hecho. Es cómo respondas y actúes ante esos errores lo que cuenta.

Piensa en grande, en alcanzar cosas grandes y mantente enfocada en el premio, que es lo que quieres alcanzar.  Entiende que nada en la vida que vale la pena llega fácil, que tienes que luchar para conseguirlo. Que los obstáculos siempre aparecerán, pero tienes que levantarte y seguir adelante. Debes arriesgarte y no dejar que el miedo te impida lograr tus sueños. No sabrás de lo que eres capaz de hacer al menos que lo intentes Debes tomar las riendas de tu carrera y de tu destino.

Nunca se te olvide quién eres ni de dónde vienes. Sé honesto contigo mismo.

Debes encontrar un balance en tu vida. El trabajo es muy importante, no cabe duda, pero nunca será más importante que tu familia. No sacrifiques una por la otra.

Creo que es importante que una vez hayas alcanzado el éxito, no permitas que los humos se te vayan a la cabeza. Mantente humilde y nunca olvides de ayudar a los demás. Verás que bien se siente.

El siglo XXI dicen que es siglo de la mujer, ¿piensa usted que es así?

No cabe duda que hemos logrado muchas cosas, pero ¡es tanto lo que nos falta!. El día en que haya equidad ofreciendo las mismas oportunidades a hombres y mujeres, el mismo acceso a la educación, a la salud, a los empleos, un salario igual por un mismo trabajo, ese día podré decir que comienza el siglo de la mujer. Mientras tanto, sólo nos queda trabajar arduamente para lograr esos cambios.

En nuestro país y muchos otros países del llamado “Tercer mundo” aún la mujer es maltratada, marginada y aún peor, asesinada por el machismo existente,

¿Cómo piensa que esto se pueda erradicar?

Esto requiere de mayor difusión. Creo que es muy, pero muy importante, que se hable más del tema y que se trate de encontrar una solución de manera conjunta. Hay que educar a la mujer y que ésta entienda cuáles son sus derechos. Explicarles que si son víctimas, ya sea de abuso físico o verbal, que no están solas, que hay un lugar donde pueden buscar ayuda, que hablen y no se queden calladas, que no es su culpa, que no tienen por qué aceptar ese abuso. Pienso que igual de importante debe ser educar a los hombres que cometen este tipo de delito y que dejen consecuencias graves para los ofensores.

 

¿Cómo mujer, piensa que ha sido una profesional exitosa?

Todo va a depender de cómo defines tú lo que es el éxito. Para mí el éxito no es un titulo, ni está basado en tu salario, ni en cuántas personas se reportan a ti, ni que marca de carro manejas o el sector en donde vives. Puedo decir que siento que he sido exitosa porque siempre he hecho lo que me apasiona, no porque haya llegado a manejar una empresa ni por los premios recibidos. Cuando algo no me gusta, trabajo para cambiarlo. Y lo más importante para mí es que siento que he sido exitosa porque siempre he encontrado el equilibrio, el balance para ser madre, esposa y profesional y no descuidar una por la otra. Al mismo tiempo, no soy conformista. Siempre quiero seguir buscando nuevos retos y alcanzar nuevas metas.

¿Alguna vez sentiste limitaciones por ser mujer?

Si y no. Hubo dos ocasiones en mi carrera en que por ser mamá y querer pasar más tiempo con mi familia, tuve que tomar decisiones drásticas. Una vez, renuncie a mi trabajo porque ya no quería trabajar 60/70 horas a la semana. Cuando presenté mi renuncia me dijeron que no la aceptaban, qué podían hacer algo para acomodarme. En aquella ocasión, me cambié para un departamento que no exigía tantas horas. Años más tarde, cuando tuve mi tercer hijo, fui donde mi manager y le dije que necesitaba pasar más tiempo con mis hijos porque ahora eran tres y que iba a tomar los viernes libres. Aceptaron mi propuesta y allí me quedé. Muchas veces nosotros mismos, hombres y mujeres, nos imponemos los límites porque creemos que no hay salida. Si quieres algo, por lo menos pregunta. Como dicen por ahí, “la peor diligencia es la que no se hace”.

Además de una excelente profesional, eres madre y esposa. ¿Cómo puedes cumplir con estos tres roles?

Lo primero es que tienes que priorizar, ser organizada y eficiente. También ha sido importante para mí el apoyo que he recibido de mi esposo, mis familiares y de mis amigos. Estoy convencida que sin el apoyo incondicional de Andrew, no hubiese tenido muchos de los logros alcanzados. No creo en eso que a veces oyes decir, que sencillamente no lo puedes tener todo. Claro que sí puedes. Tal vez no lo tengas todo al mismo tiempo, pero sí lo puedes tener todo. Es clave que encuentres el balance entre tu trabajo y tu vida familiar. De nada sirve alcanzar el éxito si no podemos compartirlo, si no tiene un impacto positivo en la colectividad.

Siempre les dejo saber a mi familia cuando tengo algún evento o algún viaje, pero siempre me aseguro de estar allí cuando mis hijos tienen algo importante para ellos.

Resultado de imagen para Darys Estrella

 

 ¿Qué significa tu familia en el diario vivir?

Es lo que me da el equilibrio, me hace entender cuáles son las prioridades en la vida, me llena de una felicidad que no puedo describir. Ser madre es lo mejor que te puede pasar en la vida. Cuando llego a la casa al final del día cansada, y los niños me reciben con los brazos abiertos gritando “mami, mami”, en ese instante no importa que el mercado haya subido o bajado, sencillamente me desconecto y me concentro en ellos.

De nada sirve alcanzar el éxito si no podemos compartirlo, si no tiene un impacto positivo en la colectividad.

¿Cuál es el mayor ejemplo que les puedes dejar a tus hijos?

A mis hijos trato de inculcarles los mismos valores que mis padres me inculcaron a mí. Que nada en la vida es fácil, que hay que trabajar por lo que se quiere. Que hay que tomar riesgos y no dejar que el miedo te paralice. Que ellos pueden alcanzar absolutamente todo lo que se propongan con esfuerzo y dedicación. Que no importa lo que alcancen o qué tan “exitosos” lleguen a ser, no deben perder nunca la humildad, el respeto a los demás y sobre todo a ellos mismos. Que nadie es mejor que ellos, pero que ellos no son mejor que nadie. Que todo el mundo es igual ante los ojos de Dios y que seas blanco o negro, cristiano o judío, rico o pobre, todos merecemos el mismo respeto. Que sean fuertes y que sepan y puedan enfrentar y defender las injusticias.

¿Sientes que para convertirte en una mujer de éxito necesitas del apoyo de tu esposo?

En mi caso personal, absolutamente. No estoy diciendo que una mujer sin un hombre no puede tener éxito. Pero por ejemplo en mi caso, donde mi esposo me ha apoyado en todos los proyectos en los que me he embarcado, ha marcado la gran diferencia. Cuando decidí hacer mi Maestría (MBA), vivíamos en la ciudad de Nueva York. Ya teníamos un hijo de 3 años y medio y una niña recién nacida. Mi esposo renunció a su trabajo en Nueva York y nos fuimos todos a otro Estado a la universidad. El mismo apoyo que me dió cuando nos fuimos a España y ahora al venir para acá. El siempre me apoya y me motiva a que “siga alcanzando” nuevos horizontes.

 

EN SU LIBRO, DARYS CUENTA SU HISTORIA DE VIDA, obra que ha recibido excelentes reviews en Amazon, sobre lo que expone: “La satisfacción es enorme y sientes que se está cumpliendo el objetivo. Quería que la gente se viera reflejada en esta historia, que cuando lo leyeran se identificaran y se dieran cuenta de que ellos tienen todas las herramientas que necesitan para ser exitosos”.