Siempre insistimos en que la comunicación es la base de las relaciones de pareja, pero no siempre lo llevamos a la práctica. ¿Por qué es tan difícil comunicarse con la pareja? Este misterio está aún por resolver. Por eso nos preguntamos cómo darte cuenta de que debes pedir perdón a tu pareja en esas ocasiones en las que la aclaración brilla por su ausencia.

El momento de pedirle perdón a tu pareja

Notarás a tu pareja distante, con cambios de humor, con miradas de reojo y hasta con malas caras. Seguramente las discusiones se harán más frecuentes y tú estarás pensando qué es exactamente lo que va mal en la relación. Si no abordas a tu pareja y le preguntas directamente qué le ocurre, nunca sabrás si tienes que pedir perdón o no.

Es más, incluso preguntándole directamente puede que te quedes con la duda porque si tu pareja se cierra en banda y se niega a hablar del tema, tú deberás imaginártelo. ¿Has hecho algo mal?, ¿qué has dicho que tu pareja está ofendida?, ¿acaso cree que has sido infiel y no dice nada? Las posibilidades son infinitas, pero sin comunicación no llegamos a ningún lado.

Puedes pedirle perdón a tu pareja pero, ¿por qué te estás disculpando? Su cambio de actitud y la multiplicación de problemas de pareja sin resolver pueden deberse a esa disculpa que está esperando por tu parte y de la que tú no tienes ni idea. Así que insiste, tú aceptarás tu parte de responsabilidad en el asunto, pero antes tendrás que saber de qué se trata.

Queremos insistir en este punto de la comunicación a la hora de pedir perdón a la pareja. Disculparte y sentirte culpable pero sin saber por qué solo porque tu pareja está molesta contigo es un signo inequívoco de una pareja tóxica. Primero exige saber, luego no dudes en disculparte si la situación lo requiere.