Muchos especialistas en emprendimientos aseguran que a la hora de comenzar una nueva empresa, por pequeña que sea, lo primero que se debe hacer es centrarnos en qué nos gustaría hacer, qué nos apasiona, qué nos interesa. Si vas a dedicar mucho tiempo y esfuerzo a algo, conviene que te guste.

la ganancia económica importa, pero no recomiendan que sea el único motor de tu emprendimiento. En vez de preguntarte ¿qué me haría ganar dinero?, pregúntate ¿qué actividad que me gusta y sé hacer me haría ganar dinero?

 

Claro que la ganancia económica importa, pero no recomiendan que sea el único motor de tu emprendimiento. En vez de preguntarte ¿qué me haría ganar dinero?, pregúntate ¿qué actividad que me gusta y sé hacer me haría ganar dinero?

Así que piensa qué actividad disfrutas en tu tiempo libre o qué cualidades te hacen destacar. Algunos son buenos vendiendo, otros comunicando. Quizás te gusta el diseño o tus cupcakes son la envidia de todos. Navega en tu interior buscando aquello que te da placer. Quizás no lo tienes claro, pero estoy segura de que un tiempo de reflexión activará tu creatividad para canalizar el potencial que llevas dentro y convertirlo en un emprendimiento.

Difunde tus creaciones entre tus conocidos y hazte amiga de las redes sociales. Crear una página de Facebook es sencillo y te permitirá subir fotos de tus diseños y captar clientes fuera de tu círculo.