“El que no esté dispuesto a luchar por lo que quiere, se merece lo que tiene”

No todas las emprendedoras toman en cuenta que una idea innovadora es solo el primer paso de un gran emprendimiento.

Es la principal razón por la cual se dificulta atravesar la primera fase del ciclo de vida de un proyecto. Cuando se comienza un emprendimiento, pueden surgir inconvenientes operativos que exceden el carácter innovador de la idea original.

En la primera fase de tu emprendimiento no logras dominar en un ciento por ciento el proceso de producción o servucción, y puedes no abastecer al mercado al ritmo necesario. Para esto es muy importante poder estimar la demanda potencial con las herramientas de mayor precisión.

El ritmo de adaptación de la distribución en la primera etapa es leve, los consumidores deben familiarizarse con el producto o servicio, por eso los niveles de consumo no son los más elevados al comienzo. Como emprendedora debes tomar en cuenta que solo los consumidores más receptivos a las innovaciones lograrán interactuar con el nuevo producto o servicio.

“El pesimista ve el vaso medio vacío, el optimista ve el vaso medio lleno, la emprendedora va en busca de más agua”

La agresividad de la competencia en caso de que se trate de un producto o servicio existente en el mercado, frena el desarrollo de la demanda, y la nueva empresa deberá protegerse con sus innovaciones para tratar de superar lo que se denomina: “el valle de la muerte emprendedora”.

Si logras soportar ese tiempo de adaptación con inteligencia, tienes grandes posibilidades de comenzar una fase de crecimiento de manera más cómoda, y sobrellevarla de la mejor manera. Es muy importante mantener informado a los consumidores en la etapa de lanzamiento, los beneficios y usos del producto o servicio deben ser los pilares de la estrategia comunicativa.

“Si te cansas aprende a descansar, pero nunca a renunciar”

Además de una idea novedosa, tus factores actitudinales son determinantes para impulsar el proyecto hacia un camino de éxito. Estudios realizados a empresarias exitosas, demuestran que en la mayoría de los casos las empresas exitosas contaron en un primer momento con gran entrega física, mental y espiritual de sus fundadores. Más allá de los aspectos técnicos o logísticos, la actitud de quienes dirigieron el emprendimiento en un primer momento fue el factor de mayor relevancia para que en un corto y mediano plazo la empresa logre alcanzar los ambiciosos objetivos trazados por sus fundadores. 

Si sabes como convertir el sacrificio en resultados, los obstáculos en oportunidades, y los fracasos en victorias, corres con gran ventaja frente a quienes cuenten con un mayor conocimiento técnico y teórico que sólo se enfocan en los planos resultados financieros.

“La fortaleza mental es el principal activo de toda emprendedora exitosa”

 

Mariano Menéndez profesional en el área de Market Research. Actualmente se desempeña como business manager para la firma FS & Asociados, a cargo del proyecto Impulsate, para Latinoamérica y España. Fundador de “Strategy”, consultora especializada en desarrollo profesional. Coach, consultor y conferencista internacional especializado en liderazgo y conducción de equipos de alta performance. Autor de los libros “Los 25 secretos de los grandes líderes”, “Líderes de la nueva era” y “Equipos de alto rendimiento”. Perteneciente al Staff permanente de Revista Li

https://www.facebook.com/mmenendezcoach/