La palabra “fracaso” tiene muchas connotaciones negativas, sin embargo, como empresaria o emprendedora, tienes que acostumbrarte a la palabra y a la idea de que a veces una idea simplemente no funciona.

Esto no quiere decir que no vale la pena perseguir una meta, solamente hay que buscar otra forma de lograrla.

Es importante que las empresarias aprendamos a ver los beneficios del fracaso y a identificar las lecciones que podemos extraer de ellos.

Además, es importante que aprendamos a ser resilientes: es fácil desanimarse por una derrota y convencernos de que la idea no vale la pena. Pero ninguna experiencia debe dejarse de tener en cuenta, no importa cuan malo sea el resultado.

El fracaso, de una forma u otra, es inevitable, en particular las personas emprendedoras. Lo primero que hay que hacer cuando se enfrenta una decepción es tener en cuenta los hechos – no ignorar lo que ha pasado o tratar de darle un giro muy positivo al mismo.

Es mejor ser honesta sobre lo que salió mal para poder identificar los problemas y pasar a la acción. Para una emprendedora, no saber si es algo que hubiera funcionado o no puede ser peor que el fracaso.

Se dice que Thomas Edison, el inventor de la bombilla eléctrica solía decir:

“NO HE FRACASADO. ACABO DE ENCONTRAR 10.000 MANERAS QUE NO FUNCIONAN.”

Sea o no en realidad lo de Edison no tiene ninguna importancia. El punto es que alguien lo hizo y tenía razón: cuando un intento falla, no tenemos el resultado que buscábamos, pero sí tenemos un resultado. Sabemos cómo no lograr algo y eso es en sí mismo una lección muy importante.

El fracaso también tiene sus beneficios

Por un lado, en las crisis encontramos claridad. Cuando algo va mal a menudo nos encontramos en nuestra mente más lúcido y decisiva. Somos capaces de pensar críticamente y con ello estamos en condiciones de encontrar una mejor manera para aislar los problemas y buscar soluciones.

Por otra parte, la crisis tiende a polarizar a los empleados. Cuando las cosas van mal, los miembros más fuertes del equipo serán los que ayudan en todas las formas posibles y den soluciones innovadoras. Los que son ambivalentes, derrotistas (que no debe confundirse con ser realista) , o simplemente no quieren ayudar, pueden que no sigan con nosotras por mucho tiempo más.

El fracaso es una oportunidad para ser creativas. Ahora ya sabes lo que no funciona y puedes abordarlo desde un ángulo diferente. La mayoría de las empresarias son pensadoras creativas e ingeniosas que prosperan en el desafío y el riesgo , y siempre están dispuestas a aprender. El fracaso no sólo nos dice lo que no hay que hacer sino que nos da una oportunidad para empezar de nuevo, imaginar nuevas formas de abordar un problema y adquirir nuevos conocimientos .

Encontrar el éxito en la derrota

A pesar de que el fracaso no es lo ideal no debe ser visto como un punto totalmente negativo. En su lugar, considera la derrota como una experiencia. La experiencia es lo que nos hace capaces de la vida, es lo que nos muestra “contratables” en un CV, útil en una crisis. Tenemos la experiencia para tener éxito; por lo tanto también necesitamos el fracaso para tener éxito. De hecho, se podría argumentar que un empresario que ha fallado más simplemente ha tomado más riesgos.

En algún lugar leí esta frase:

“EL FRACASO ES UNA OPCIÓN AQUÍ. SI NUNCA FALLAMOS ES QUE NO INNOVAMOS LO SUFICIENTE.”

Podemos ver intentos fallidos simplemente como parte del proceso de interación. Al tratar de alcanzar una meta, debemos asumir que vamos a fallar en algún momento. Así el fracaso es sólo una parte del proceso.

Esto es particularmente cierto para los empresarios en serie que, me atrevería a decir que no serían emprendedores seriales si el éxito estuviera siempre garantizado. Debido a que el fracaso puede ser tan devastador, a menudo atribuimos lo que está fuera de nuestro control a alguna falla individual. La tendencia es tomarlo como algo personal.

En lugar de sentirte descorazonada y desalentada, considera las siguientes preguntas:

  • ¿Qué estábamos tratando de lograr ?
  • ¿Cuánta preparación se hizo ? ¿Fue suficiente ?
  • ¿Cuál fue el enfoque? ¿Cuáles fueron los problemas con ese enfoque ?
  • De esos problemas, ¿cuáles están en mi poder cambiar y de hacerlo cambiará eso el resultado?

Las respuestas a estas preguntas te ayudarán a construir un enfoque más exitoso.

En conclusión

El fracaso sólo es verdaderamente fracaso si no aprendemos de la experiencia o si elegimos a renunciar antes de analizar todas las demás opciones. Como empresarias, no podemos tener éxito sin correr riesgos y algunos de esos riesgos es inevitable que terminen en fracaso – este es un aspecto integral de la iniciativa empresarial y una parte tan necesaria como el éxito.

Por lo tanto, tenemos que recordar que el éxito no es inmediato, se logra a través del trabajo duro, la perseverancia y el reconocimiento del fracaso.

En palabras del empresario indio Tej Kohli:

“EL ÉXITO NO ES PARA LOS TRABAJADORES A TIEMPO PARCIAL; REQUIERE COMPROMISO LOS 365 DÍAS DEL AÑO”.