Cada vez más y con mayor fuerza las mujeres incrementan su poder de gasto y eso con lleva un control e influencia sobre las decisiones claves en los hogares.  


 

Las mujeres son conscientes de su nuevo papel, ellas saben que su influencia es enorme, además de ser buenas administradoras y su base de equilibrio es la familia. De acuerdo a los expertos el poder de influencia de las mujeres puede llegar hasta un 70% y en algunos casos aún más. De acuerdo a un estudio de Nielsen, las mujeres han logrado controlar sobre sus gastos, junto al avance en el mundo laboral y político, logrando tener una influencia y ejercerla como nunca antes.

Son las mujeres las que han tomado el rol preponderante en diversos aspectos que va desde lo social, moral hasta lo económico y, es aquí donde se ve reflejado ese poder durante las decisiones que toman de sus gastos.

El empoderamiento de las mujeres es cada vez mayor un ejemplo de esto es como su influencia en la compra de un auto es casi del 80%. Se ha demostrado como las mujeres con poder económico tienen un control sobre sus vidas, ganan en igualdad y contribuyen directamente al capital humano en este caso sus hijos otorgando una mejor educación, salud y nutrición.

De acuerdo a las estadísticas de consumidores las mujeres son vistas como compradoras, tanto que la publicidad se dirige de manera exclusiva a ellas. Y entre las preferencias de las mujeres al momento de decidir qué harán con sus ahorros, más de la mitad de ellas, un 56% apuntan sobre todo en los países emergentes a utilizar esos fondos para la educación de sus hijos, es un contraste porque ese porcentaje solo es del 16% de las mujeres en países desarrollados.

Pero de igual manera los analistas coincidieron en que en la actualidad las mujeres consideran que los hijos de ellas tienen mejores oportunidades que ellas.

Ahora bien, entre los aspectos o factores que las mujeres tienen en cuenta al momento de decidir sobre su compra está la calidad del producto e igualmente la toma de estas decisiones es notorio que ellas tienen presente la información que reciben del boca a boca que entre los países desarrollados lo prefieren mucho más, mientras que en países emergentes indican confiar más en la televisión, el cual ocupa un lugar preponderante para obtener información sobre los productos nuevos.

Pero es indudable que para ellas lo más importante para consumir dicho producto es la calidad y lo que también hace que una mujer acuda a una tienda sea para comida, higiene, belleza, bebidas, electrodomésticos y farmacéuticos es la relación o combinación entre el valor y la calidad del producto.

Otro medio en que las mujeres reciben información sobre productos a adquirir es el teléfono ellas hablan 28% más por celular y escriben mensajes de textos 14% más que los hombres. Visitan con mayor frecuencia las redes sociales más que los hombres, es así como más de la mitad de las mujeres en países desarrollados un 56% en promedio y emergentes un 71% en promedio dice que la computadora, los teléfonos móviles o inteligentes les ha cambiado la vida.

Son algunos los interrogantes que salen a flote como por ejemplo, que tan real es ese poder que la mujer utiliza en la decisión sobre el gasto del hogar? Usan adecuadamente ese poder a su favor? Lo cierto es que tanto hombres como mujeres son muy diferentes en el manejo de las finanzas y dichas diferencias son evidentes y en muchas circunstancias pueden causar algún tipo de inconveniente familiar.