La iniciativa de juntar a las adolescentes es de la organización social Chicas en Tecnología que ya realizó una experiencia similar en octubre del año pasado.

“Las chicas no saben programar, ni vienen de escuelas técnicas. Lo que queremos es propiciar que ellas identifiquen problemáticas sociales cercanas y desarrollen un software que colabore con esa situación,siempre acompañadas de un mentor o mentora”, contó a Télam, Mariana Varela, una de las cinco integrantes de la ONG.

Las mujeres son escasas en el mundo tecnológico, pero cuando se les da opciones, ellas responden: en sólo dos semanas más de 110 chicas se inscribieron para participar de la jornada.

Son 24 las seleccionadas que participan de una sesión informativa, aprenden dinámicas para identificar problemas, presentar soluciones para resolverlos a través de una app, prototipar, desarrollar y presentar ante un jurado.

Finalmente, desarrollan aplicaciones utilizando la herramienta libre y gratuita App Inventor. Todo el programa se realiza en un espacio de trabajo vinculado a la tecnología con el objetivo de que vivan realmente cómo es el día a día del trabajo en este ámbito.

“Nuestro objetivo es que las chicas se den cuenta de que programar es accesible y tiene un impacto social ya que saber programar brinda la posibilidad de influir en sus comunidades y cambiar el mundo, una línea de código por vez”, destacó Varela.

El año pasado las apps ganadoras estuvieron relacionadas con brindar información sobre lugares intransitables en barrios a causa de lluvias o de seguridad para adolescentes en transporte público.

Gracias a los buenos resultados “vamos a hacer nuevas experiencias en los próximos meses, tanto en Buenos Aires, como en otras provincias”, anticipó la integrante de Chicas en Tecnología, grupo que realiza esta tarea de manera voluntaria con apoyo de las empresas Accenture, Fibertel, Lego Education y Medallia.

El equipo de la escuela ganadora obtendrá como premio un Kits de Lego Education y talleres para que los profesores puedan aplicarlos en sus colegios.