En una road interview por la montaña, la reconocida mendocina nos cuenta qué hay más allá de su vida empresarial.

Poder tener la libertar de proponer una idea y que esta sea aceptada de inmediato por el entrevistado, es simplemente, ¡maravilloso!

Así fue la reacción que mi entrevistada tuvo ante mi pregunta sobre si podíamos realizar el encuentro al “aire libre”, aprovechando los últimos rayos de sol de otoño y por qué no, tomando nuestra montaña como testigo privilegiado del reportaje. Y de esta manera, emprendimos este viaje por Ruta 7 sin destino más que el de poder ir conociendo otro camino, el de su vida, y transitar más allá de su conocida faceta como empresaria.

 

Emprendiendo el viaje

Amante de los caballos y perros, la fotografía, los viajes y el deporte. Estos y muchos más son parte de los “placeres” con los que siente su agradecimiento a la vida Sabrina Cadelago, la empresaria  mendocina dedicada a la organización de eventos corporativos.

 

Con una trayectoria de más de 25 años en el mercado de los eventos y promociones, con su empresa“Sabrina Protocolo” logró, a través de su experiencia y profesionalismo, cambiar la visión que se tenía sobre este rubro.

“Comencé a finales de los años 80 como lo hacen muchas chicas trabajando como promotora en Buenos Aires, ciudad en donde vivía, hasta que decidí regresar a Mendoza. Tal vez fue por mi temperamento y mi actitud, que las empresas comenzaron a ver en mi algo más, y así fue como comencé a coordinar grupos de promotoras para trabajar con grandes firmas como Chandon y Ericsson”.

“La imagen que se tenía por entonces de la típica promotora no era muy agradable y empática. Así fue que poco a poco, nuestra empresa creció y logró posicionarse en Mendoza como una empresa seria, responsable y sobre todo, confiable para llevar a cabo las acciones corporativas”, recuerda Sabrina.

Hoy, con una vasta trayectoria que se diversifica a nivel nacional  como así también en por Sudamérica (Chile y Perú), esta empresaria nacida en Mendoza pero con su niñez y adolescencia transitada en el extranjero, recorre su vida no sólo con el glamour y la “vida social” que presupone el dedicarse a los eventos de alto nivel.

 

AMAndo al prójimo

Más allá de lo que uno puede imaginar al ver a esta esbelta, bella y distinguida mujer, pensarla fuera de la órbita empresarial y protocolar, tal vez cueste un poco. Pero no para aquellos que tenemos el placer de conocer más íntimamente a Sabrina Cadelago.

_ ¿Cómo surgió la idea de A.M.A?

_Desde hace unos años, sentí la necesidad interior de poder salir de mi propia zona de confort y fue así que con un grupo de amigos decidimos hacer algo por los demás, sin caer en pretensiones ni la búsqueda de reconocimientos.  Ayuda al más allá (AMA), nació de una manera simple y sin buscar nada más que acompañar con asistencia a personas que realmente lo necesitan.

Así, acompañada por cerca de 50 mendocinos, de distintas profesiones, ocupaciones, religión y estratos políticos y económicos, compartieron junto a esta emprendedora,  la difícil y dura tarea de salir de sus vidas cotidianas para conocer otras realidades.

“Quisimos llegar a dónde nadie llega, por eso el nombre de AMA. Ir más allá, superar nuestras propios miedos para lograr un nuevo desafió, el de ayudar. No pretendemos ser ni una fundación, ni una ONG ni buscamos fines de lucro. Sólo buscamos ayudar de una forma proactiva, participando, compartiendo e involucrándonos con las personas”, relata emocionada.

Junto al grupo de amigos que conforman A.M.A, con el cual viajan a zonas del desierto de Lavalle y al Impenetrable chaqueño ayudando a personas carenciadas.

 

Anualmente, este grupo de amigos recorren el desierto de Lavalle llevando alimentos, indumentaria, juguetes y todo lo que la gente les dona a lo largo del año, para entregarlos a las escuelas albergues que se encuentran en lugares totalmente inhóspitos y, para tristeza de uno, también alejados de las políticas de asistencia social.

“Cuando emprendemos estas misiones tratamos también de involucrar a nuestras familias, sobre todo a los niños, para que puedan acercarse a estas realidades tan diferentes y alejadas a las suyas”, apunta.​

Asimismo, la labor de AMA viaja un poco más allá de los límites mendocinos y es que también, “El Impenetrable” de la Provincia del Chaco, recibe su ayuda.

“Viajar al Chaco implica por supuesto, un mayor esfuerzo y despliegue, pero eso jamás nos ha detenido”, enfatiza. “Llegar al Impenetrable es por demás muy duro, conocer las carencias que poseen las personas que viven allí es una experiencia que te cambia por completo la manera de sentir y pensar la vida”.

Colchones, remedios, agua potable, calzado son parte de las carga que lleva AMA hacia esta zona del noreste argentino, como un simple modo de ayuda al prójimo.

“Creo que no sólo basta con ayudar donando ropa y alimentos; es necesario comprometerse aún más y compartir realmente con quienes nos necesitan”, expresa Sabrina Cadelago.

“No es un safari fotográfico ni nada por el estilo. Nuestra misión es y será siempre, compartir con el que ayudamos, allí en esos lugares dónde nadie quisiera sacarse la foto”, asegura enfáticamente la empresaria mendocina.

El escaso sol de los últimos días del otoño comienza a esconderse tras la montaña mendocina, y sin duda, nos marca el momento finalizar esta especie de “road interview”. Sus perros –fieles compañeros de vida-, ya están arriba de la camioneta, el equipo de mate cargado y  una excelente música serán nuestros compañeros en el camino de regreso. Y por supuesto, el placer de conocer que tras toda una apariencia glamorosa, existe una mujer,  Sabrina Cadelago, con un brillo aún más fuerte que no se lo da ningún evento social sino su particular y cálida esencia.

 

 

Ping Pong: Sabrina x Sabrina

No salís de tu casa sin: perfume
¿Qué es lo más excéntrico que has hecho?: tirarme en Alas Delta desde el Cristo del Corcovado en Río de Janeiro.
¿En qué no te importa gastar?: en mis perros.
La Felicidad es: creo que se construye.
Libro para recomendar: “Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva”, de Stephen R. Covey.
¿Tenés una asignatura pendiente?: sí, un hijo.
¿Impulsiva o 100% racional?: 100%…¡IMPULSIVA!
¿En tu guardarropas tenés más de lo que necesitás, lo estrictamente necesario o menos de lo que necesitás?: más de lo que necesito pero como toda mujer, ¡siempre me falta algo más!
¿Cine o película en la cama?: depende… (risas)
¿Algodón o encaje?: ¡algodón y de ser posible blanco!
¿Un buen vino o un trago exótico?: un buen Cabernet Sauvignon de Luigi Bosca.


¿Tacos o zapatillas?
: tacos y de ser posible, de agujas.
Tu lugar en el mundo: una estancia con animales.
El mejor consejo que te han dado: “Siempre se puede”
¿Qué detestas?: la falta de lealtad.
Un defecto tuyo es: mi carácter.
Una virtud tuya es: soy extremadamente sincera.
Tu frase de cabecera: “Esto también pasará”
Sabrina Cadelago es: No sabría cómo describirme, creo que soy una mujer de carácter fuerte, segura y sobre todo, muy leal.

 

Por: Paula Crombas