En la provincia de Chubut, y habiendo arribado al Istmo Carlos Ameghino, se puede divisar el Golfo San José y el Golfo Nuevo. Puerto Pirámides es el paso obligado de todos los turistas en su viaje a la Península Valdés, una introducción a la magia de la estepa patagónica que contrasta con las aguas del Atlántico y su fuerza incesante, rompiendo en mil olas contra los farallones y acantilados de la costa.

Esta estrecha franja de tierra patagónica de 35 km de largo, con su suelo árido y las salinas más profundas de Sudamérica, posee un recurso faunístico marino muy importante y de reconocimiento internacional.

Puerto Pirámides

En temporada de avistajes de la Ballena Franca (Mayo a Noviembre) Puerto Pirámides es el único lugar donde se realizan todas las salidas embarcadas contando con una infraestructura turística apropiada para tal fin. Para ello  he dispuesto un listado de los diferentes prestadores de servicios a los cuales se puede consultar o ponerse en contacto a través de los mail o telefónicamente. Desde aquí puede ingresar al listado de empresas de avistajes con actividades en Puerto Pirámides.

La reproducción y alumbramiento de la Ballena Franca es un espectáculo que la naturaleza ofrece gratuitamente, año a año, de junio a diciembre. Las orcas podrán ser vistas más frecuentemente, entre febrero y mayo, y los delfines y toninas, durante todo el año.
Puerto Pirámides es una villa balnearia frecuentada por los amantes de la naturaleza en su estado mas prístino y será, sin dudas, una experiencia imborrable para todo aquel a quien la curiosidad lleve a recorrerla.

Sus playas de suave declive están protegidas por acantilados que semejan pirámides, a los cuales debe su nombre, y en los que se encuentra gran cantidad de restos de invertebrados fosilizados hasta 9 millones de años de atrás.

En Punta Norte, lugar donde entre los meses de marzo y abril las Orcas llegan hasta sus costas y se pueden visualizar los ataques a los lobos allí apostados, cuenta con un centro de interpretación, un mirador, sanitarios y una proveeduría donde entre otras cosas se pueden adquirir artesanías zonales. También la presencia del guardafauna responderá todas sus inquietudes.

 Es aconsejable destacar que tratándose de una ruta de ripio, se debe conducir con mucha precaución, debido a que la misma se encuentra generalmente en buen estado pero la velocidad hará que el vehiculo pierda adherencia y estabilidad, por lo tanto hacerlo en forma relajada, lenta y respetando las indicaciones.