El dinero no tiene por qué provocar tensión, ¡al contrario! Debe ser una vía para fijar metas en común y tener un matrimonio con buenas finanzas.

Contrario a la creencia de que la apariencia física es lo que más atrae de una persona para contraer matrimonio, contar con finanzas sanas es parte de los requisitos para convertirse en un buen partido.

Contrario a la creencia de que la apariencia física es lo que más atrae de una persona para contraer matrimonio, contar con finanzas sanas es parte de los requisitos para convertirse en un buen partido.

Así lo consideraron especialistas de Scotiabank, quienes, para tener éxito al dar el gran paso de casarse, aconsejan tener un proyecto de vida claro y definido en el que se establezcan las metas a mediano y largo plazos.

En un comunicado, señalan la importancia de ser una persona financieramente sana para no tener deudas y disfrutar cada momento al lado de la pareja, ya que, aseguran, está demostrado que es posible vivir con mayor bienestar cuando se cuenta con seguridad financiera.

Los economistas recomiendan planear los gastos y ahorros para no poner en riesgo las finanzas personales y destacan la importancia de que los gastos se hagan de manera planificada, para no causar un desbalance en el presupuesto mensual.

Los expertos indican que en caso de tener muchas tarjetas de crédito lo ideal es usar menos de tres, para mantener un control y no sobreendeudarse, pues mientras más pagos se tengan en el mes, mayor es la probabilidad de que se olvide alguno de ellos o de que no se pueda cubrir en su totalidad.

Mencionan que aunque organizar una boda puede resultar abrumador por el gasto, en vez de precipitarse se debe comenzar a armar un presupuesto que dé una idea de lo que se debe invertir o ahorrar para financiar el evento.