Normalmente al comprar lentes o gafas  solo necesitamos un espejo y en pocos minutos sabemos si nos gusta cómo se ve en nuestro rostro cada estilo de estos; sin embargo, lo que nunca notamos o no le prestamos atención, es que hay un diseño especial de anteojos para nuestro tipo de rostro, con los que acertaremos siempre sin ningún problema.

Los anteojos dejaron de ser un problema para pasar a ser un accesorio de gran importancia en nuestra  imagen,  ya que están en nuestro rostro, una parte del cuerpo que siempre es observada y percibida por los demás

Tenemos que tener algunas consideraciones para elegir los más adecuados:

Es indispensable respetar el estilo personal a la hora de elegir este accesorio que narra a los demás cuáles son nuestros gustos. Si sos una mujer clásica, será mejor optar por armazones de este estilo y dejar de lado modelos muy novedosos o diferentes ya que lo más probable es que no te sientas cómoda usándolos, incluso si te favorecen por su forma o su color. Por su parte, la mujer llamativa preferirá los diseños de moda ya que busca impactar. La mujer romántica elegirá un armazón más delicado y femenino mientras que para la mujer natural o casual, el armazón será lo más sencillo y cómodo posible.

Contexto
Tené en cuenta el contexto en que lo uses, sobre todo en lo que respecta al ámbito laboral, para no dar una imagen errónea en tu trabajo.

Tipo de rostro
Los anteojos deben elegirse de acuerdo al rostro. Lo aconsejable, generalmente, es optar por diseños con forma opuesta a la forma del rostro para balancearlo. Por ejemplo: una persona con rostro redondo debería elegir lentes más angulosos o cuadrados y viceversa. Es decir que una persona con rostro cuadrado no debería elegir armazones cuadrados sino más bien con cierto tipo de curvas para suavizar su rostro anguloso.

 

Colores
Para elegir el color de los lentes tenemos que considerar nuestra paleta de colores personal. Hay armazones negros que serán ideales para mujeres de cabello castaño medio, oscuro o negro y ojos marrones a negros. Para las mujeres rubias de un aspecto más nórdico serán mejores los tonos claros. Para las mujeres de cabello castaño más claro con reflejos dorados, lo mejor será un armazón en algún marrón más apagado. El objetivo es que todo accesorio que esté cerca del rostro pertenezca a la paleta personal para que aporte frescura y luminosidad y no nos haga ver cansadas.

Como todo accesorio, debe estar en armonía con las prendas que usemos, por lo que se sugiere optar por armazones en tonos neutros que combinarán perfectamente con distintos tonos que podamos usar.

Tamaño
Dependerá de la estatura de quien los lleve. Si la mujer no supera 1,60 mts, los anteojos deberán tener un armazón pequeño. Los de armazón mediano serán ideales para mujeres entre 1,61 mts y 1,70 mts, mientras que los anteojos de armazón grande se lucirán en una mujer de 1,71 mts en adelante. Elegir un par de anteojos demasiado grandes hará que la persona se vea más menuda y los lentes sobresalgan. El verdadero objetivo es que estos accesorios nos favorezcan y complementen nuestra imagen pero no que nos quiten protagonismo.
El ancho del armazón no debe exceder el ancho del rostro para dar una imagen equilibrada.

 

Pero, cuáles son los diseños que te quedarán mejor según la forma de tu cara:

Rostros cuadrados: lentes redondos

marco ideal
En este tipo de rostros destacan las mejillas y la frente que son más anchas y amplias que el mentón. Si este es tu caso, te sugerimos que busques de darle volumen a la parte superior de la cara y evites la atención en la boca. La mejor elección son los anteojos redondos o molduras ligeramente curvadas, más bien simples, de marco fino y clásicos. Los colores claros son un acierto en este caso.
¿Qué evitar? Lentes con formas angulosas y puntiagudas.

 

Rostros redondos: lentes rectos

marco ideal
Si tu rostro se caracteriza por tener el mismo ancho en la mandíbula y en la frente, o cachetes más rellenitos y el mentón sin un contorno definido, la mejor opción para vos son los armazones rectangulares y cuadrados. Las molduras gruesas estilizarán la forma de tu cara, alargándola, para que así puedas disimular las líneas curvas. Las lentes que más te favorecerán son las de colores oscuros.
¿Qué evitar? Las monturas redondas y las lentes de color.

 

Rostros rectangulares: lentes wayfarer

marco ideal
Si tu rostro es rectangular se destacará por ser largo y amplio tanto en la frente como en la mandíbula. La mejor opción en tu caso es redefinir las mejillas dándole un corte a la cara utilizando anteojos redondos y amplios para que te cubran los pómulos. De este modo la frente te quedará pequeña y la mandíbula se tornará más angulosa.

 

Rostros triangulares: lentes aviador

marco ideal
En este caso el rostro se caracteriza por tener una forma pequeña, pómulos ligeramente elevados, ojos pequeños o achinados y la mandíbula puntiaguda. Si te sentís identificada con estos rasgos, te conviene utilizar anteojos del tipo montados al aire, sin armazón o con armazones muy finitos, y con molduras con curvas hacia arriba.
¿Qué evitar? Armazones llamativos o gruesos, molduras con ángulos muy redondos o muy rectos.

 

Rostros ovalados: todos los lentes

marco ideal
Si estás en este grupo de caras, las opciones son muy variadas porque casi todo te queda bien. Tus de rasgos no deben preocuparse ni siquiera por un corte de pelo! Solo tenés que tener en cuenta la proporción, es decir: si tenés el rostro ovalado pero tu cara es pequeña, por ejemplo, evitá las molduras grandes. El anteojo de sol ideal para vos hará lucir bien tu rostro mientras tenga un tamaño razonable de acuerdo a la proporción de tus rostro.
¿Qué evitar? Los anteojos con monturas demasiado grandes, lo mejor es que sea, al menos, tan ancha como la cara.

 

Éstas son nuestras sugerencias para que luzcas aún más tus anteojos de sol durante este verano… qué estás esperando para elegir el marco ideal para tu rostro