Actualmente, el 33% de la electricidad que Alemania consume por año proviene de las energías renovables, pero esto solo es el comienzo: el país se está preparando para terminar su transición energética y pasar a producir el 100% de su energía desde fuentes no contaminantes, en el año 2050.

Y, el pasado 8 de mayo, el país vivió una situación histórica: por primera vez las energías renovables alcanzaron una generación tan elevada que los productores de energía convencionales tendrán que hacer un descuento a las cuentas de luz de sus ciudadanos.

Eran las 13 horas de un domingo soleado y ventoso, y la energía solar, eólica, hidráulica y de biomasa suministraban juntas, 55 GW de los 63 GW que se consumía, o sea: el 87% del consumo. Eso hizo que, durante unas horas, los precios de la electricidad fueran negativos. En el momento de menor precio, el costo por Megawatt/hora estaba valorado en unos – 130 euros ( – 100 mil pesos chilenos).

Como los clientes suministraron sus gastos eléctricos durante varias horas con energías renovables, el costo de esas horas serán descontadas de sus cuentas de electricidad a fines de mes, ya que esas cuentas son enviadas por las empresas de energía convencionales, que no fueron utilizadas ese domingo 8 de mayo.

¿Cómo fue esto posible? En Alemania existe un mercado de compra y venta de energía. El sistema energético fija el precio final de la factura dependiendo de la producción de energía y de la demanda generada por los ciudadanos. Durante los puntos más álgidos de ese domingo, la producción de energías limpias fue tan abundante que “sobró” energía convencional producida por fuentes contaminantes.La sobreproducción energética hizo que los precios se hundieran hasta llegar a números rojos, como se puede ver en la tabla abajo.

© Agora Energía Alemán

La tabla considera los precios, el consumo y la generación de energía. En azul, se ven el suministro de energía tradicional; en verde, el de energía renovable. La línea azul es el precio de la energía y la línea roja indica el consumo de electricidad.

Ya en 2015, Alemania había alcanzado un récord al producir en un día el 83% de la energía demandada. En un día de sol y viento las plantas alternativas alemanas pueden llegar a generar entre un 60% y un 70% de la energía, pero los números alcanzados el 8 de mayo, en que se llegó al 87%, no se habían visto nunca.

El país es el principal referente europeo en la transición hacia las energías renovables y la concienciación ecologista de esta nación se ejemplifica también en unas campañas de reciclaje muy asumidas entre la población o iniciativas pioneras como la de Hamburgo, que decidió dejar de comprar productos de plástico con el dinero de los contribuyentes.